Tordesillas recupera para la provincia la esencia de las concentraciones moteras

Moteros ya acampados, de paseo por la zona./
Moteros ya acampados, de paseo por la zona.

La inscripción por Internet, cerrada anoche, registra 2.200 participantes, el doble que en 2014

P. G.tordesillas

La descarga de infiernillos, sartenes, platos y vasos de los maleteros de los coches y furgonetas, junto al montaje de carpas y tiendas de campaña para coger el mejor sitio, fueron las actividades que multitud de motoristas realizaron durante toda la jornada de ayer, y de manera más intensa durante las primeras horas de la tarde, en la campa del área recreativa de Valdegalindo de Tordesillas, localidad que acogerá desde mañana y hasta el próximo domingo la decimoquinta edición de la concentración de motos de Motauros.

Fotos

«Nosotros venimos con un club por primera vez este año, ya que al suspenderse Pingüinos pensamos que se va a llenar y hay que buscar la mejor ubicación posible», aseguran al unísono Nacho y Ana que, junto a Pedro, recorrerán el próximo viernes los más de 33 kilómetros que separan Laguna de Duero de la Villa del Tratado para disfrutar de un fin de semana de motos: «Tenemos muchas ganas, ya que será la única concentración invernal que habrá este año».

Valencia, Sevilla, Toledo, Bilbao, León o Francia son solo algunos de los puntos desde los que se desplazarán miles y miles de aficionados al rugir de los motores para disfrutar de un evento que ya se ha configurado como el único en su especie durante la temporada en la que el mercurio marca sus límites más bajos. «Hemos cerrado las inscripciones a través de la página web durante la tarde de ayer, ya que pensamos que no podíamos tenerlo más tiempo por cuestiones bancarias», comentó el presidente del motoclub organizador, Juan Carlos Ruiz, quien cifró en más de 2.200 las reservas a través del espacio on line, cantidad que duplica la cifra del pasado año. Y es que en esta edición, Motauros tiene previsto congregar a más de 10.000 motoristas procedentes de todo el panorama nacional e internacional: «Creemos que si todo sale como tenemos previsto, y la lluvia y la nieve no estropean el fin de semana, esta decimoquinta edición será la mejor hasta el momento», puntualiza Ruiz, que trabaja a destajo para que todo esté a punto el jueves, cuando a las 10:30 horas de la mañana, se abra la taquilla de inscripciones. Si hay algo que hace especial a esta edición, no solo es el decimoquinto aniversario que cumple, sino las previsiones de asistencia que algunos moteros, que creen que la cita se va a desbordar.

«Llevo desde la semana pasada y la única tienda que había era la mía. Ahora, desde el lunes, o incluso el sábado, es un ir y venir constante de gente», comenta el primer motorista en llegar a Valdegalindo, Santiago Rivas, quien tiene la impresión de que «somos los mismos de siempre, pero hemos venido antes por miedo a quedarnos sin sitio».

El acopio de troncos de madera para hacer buenas hogueras donde resguardarse de las gélidas temperaturas (tanto el sábado como el domingo se prevén mínimas de menos cuatro grados centígrados), la colocación de las tiendas en las distintas parcelas y algún paseíllo en moto para quitarse el gusanillo, conforman el grueso de actividades que en estos momentos se están realizando en el pinar de Motauros. Lugar en el que además de haber ya más de 350 tiendas de campaña y 150 carpas instaladas, también se instalarán durante toda la jornada de hoy más de 47 urinarios y una antena de repetición para evitar que los teléfonos móviles se colapsen.

Entre plato y plato, uno de los dueños del restaurantes más legendario de Tordesillas, Ángel María Encinas Hernández, sacará algo de tiempo para disfrutar de su gran pasión: «Yo soy motero desde los 14 años y como hostelero he vivido toda la evolución de esta concentración que espero que este año sea más numerosa», comenta Encinas Hernández, que tiene lleno el pequeño alojamiento familiar y reservado más del 40% del comedor de su restaurante.

También colgarán el cartel de completo en el Parador de Tordesillas. Desde hace un mes es imposible conseguir una de las 50 habitaciones disponibles que se usan de manera habitual y, ante tantas reservas, han decidido abrir las 18 que clausuraron en su día. Los que también están llenos son los hoteles de Simancas y Geria. En Medina del Campo habría alguna plaza disponible debido a la eliminación de galgos participantes en el Campeonato Nacional de Madrigal.

 

Fotos

Vídeos