Más de la mitad de las ventas de Renault en el Reino Unido son Mégane, Captur y Kadjar

Aparcamiento de la planta de Renault./GABRIEL VILLAMIL
Aparcamiento de la planta de Renault. / GABRIEL VILLAMIL

Las exportaciones a las islas, el 9% de la producción, tendrán un arancel del 10,6% si hay 'brexit' duro

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Hay un aforismo inglés que dice: 'me tocó dormir en la cama que yo mismo había hecho', algo así como 'en el pecado llevo la penitencia'. Es lo que les está sucediendo a los británicos a la hora de llevar a la práctica el 'pecado' del 'brexit'. «Una salida de la UE sin acuerdo tendría un efecto devastador para la industria de automoción», dijo el otro día el presidente de la asociación de fabricantes del Reino Unido. También hay un aforismo, en este caso del Quijote, que dice: 'pagan a veces justos por pecadores'. Es lo que puede sucederles a las empresas vallisoletanas que venden al otro lado del Canal de La Mancha alguno de los productos que figuran en la lista de aranceles que el Gobierno de Theresa May puede imponer si finalmente se produce el temido 'brexit' duro. Ahora bien, las casas de apuestas londinenses todavía pagaban el jueves 4 a 1 por un 'no deal brexit'.

Para proteger a los productores británicos de las importaciones europeas, la relación de gravámenes abarca desde el cordero al pollo, el vacuno y el porcino, pasando por el queso estilo cheddar, los artículos textiles, los fertilizantes, el caucho y los coches, entre otros.

Un vistazo a los productos que más exportan las empresas de Valladolid, da el siguiente resultado: el primero -con 263,2 millones de euros en ventas, el 49% del total- son las máquinas y aparatos mecánicos, que figuran como exentos de tarifa en la lista de May. El segundo -234,3 millones, el 43,7% del total- son vehículos automóviles, sobre los que recaerá un impuesto del 10,6%, y el tercero -15,9 millones- son manufacturas de caucho, que serán gravadas con el 0,1%. En lenguaje vallisoletano, Renault y Michelin.

En el caso del gigante francés del neumático, la levedad del gravamen anticipa un impacto mínimo; otra cosa puede ser lo que suceda con el fabricante automovilístico. Renault ensambló el año pasado en Montaje 229.741 unidades del Captur, además de 5.304 Twizys. En Palencia produjo 142.404 Méganes y 114.632 Kadjars. En total suman 493.888 de los que el 9%, es decir 44.450 coches, llevaban el volante a la derecha y se exportaron al Reino Unido, según explicaron desde la empresa.

Ocho de los diez principales productos que exportan las empresas de Valladolid quedan exentos de las tarifas anunciadas

El modelo 'vallisoletano' y los 'palentinos' de Renault tienen aceptación entre los británicos. En 2018, la marca del rombo vendió 79.216 coches en territorio británico, una cantidad que representa el 7,2% de los 1,09 millones de turismos y todoterrenos que matriculó en Europa. Los 44.450 fabricados en Valladolid y Palencia suponen el 56% de las ventas de Renault en el Reino Unido, mientras que los tres modelos representan el 49,7% de las ventas en el conjunto del territorio europeo.

Aun así, el valor de las exportaciones de vehículos vallisoletanos ha caído desde los 317,6 millones de 2016 a los 263,2 millones del año pasado, es decir, el 26%, según la información del ICEX, con los datos suministrados por Aduanas.

Proteccionismo y globalidad

Un encarecimiento del 10,6% de la noche a la mañana para los compradores británicos, podría hacer daño a las ventas de Renault en el Reino Unido, donde el año pasado tuvo una cuota de mercado del 2,9%. Pero las cosas pueden no ser tan simples si se tiene en cuenta la gran dependencia que tienen los conductores de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte de los coches europeos: el año pasado compraron 1,8 millones, nada menos que el 85% del total de los matriculados. Y todos ellos, al igual que los Renault, se verían encarecidos en la misma medida.

Gravámenes si hay un 'bréxit' duro

Tarifas nuevas a productos agroalimentarios:
Carne de ovino, 100% de la actual cláusula de nación más favorecida; Carne de pollo, 60%;Vacuno, 53%; Mantequilla, 32%; Porcino, 13%;Queso estilo cheddar, 13%.
Gravámenes sobre el precio:
Autobuses, 12,6%;Coches y camiones, 10,6%; Equipamiento de transporte, 2,9%;Fertilizantes, 2,1%;Cerámica, 1,2%; Productos textiles, 0,9%; Áridos y cemento, 0,3%; Cuero y piel, 0,2%; Productos minerales, 0,2%;Cristal, 0,2%;Productos químicos, 0,1%; Plásticos y caucho, 0,1%.
Productos sin gravamen:
Quesos distintos del cheddar;Pescados y mariscos (excepto los ya gravados); Madera; Papel y materiales impresos;Calzado; Piedras preciosas y joyería; Aluminio;Hierro y acero; Maquinaria;Aparatos ópticos; Armas y munición; Productos misceláneos.

La patronal española de fabricantes (Anfac) ha cifrado en más de 370 millones de euros el encarecimiento que sufrirán los vehículos que se exportan al Reino Unido si finalmente éste opta por un 'brexit' duro y aplica los aranceles anunciados. De las fábricas españolas salen anualmente hacia el Reino Unido unos 300.000 vehículos por valor de 3.600 millones de euros. Para Anfac, las barreras comerciales son «negativas» para el sector del automóvil español, «eminentemente exportador», así como para el conjunto de la industria, que si por algo se caracteriza es por entender el mercado como global. El Reino Unido es el tercer destino principal para la industria automovilística española, tras Francia y Alemania y el saldo comercial con las islas es positivo para España en unos 3.000 millones de euros.

Reino Unido, que grava con el 4,5% los componentes importados, ha renunciado a imponer esa tasa a la UE

En cuanto a la patronal de la automoción británica (SMMT), su presidente, Mike Hawes, acaba de declarar que «el anuncio de los aranceles no resuelve el efecto devastador que un 'brexit' sin acuerdo tendría en la industria automotriz. Ninguna política de tarifas puede compensar ni de lejos el coste y la pérdida de empleos que traería consigo» un 'brexit' duro. «Es asombroso que estemos en esta posición a solo unos días de la fecha de salida. El efecto puede ser devastador y el concepto de 'brexit' sin acuerdo debe ser retirado de la mesa de forma inmediata y permanente».

Llevar las de perder

En la actualidad, el sector del automóvil del Reino Unido tiene acceso sin aranceles a su cadena europea de suministro, algo que la propia patronal SMMT califica de «impagable». Por el contrario, los componentes de fuera de la UE tienen un arancel del 4,5%. El 41% del contenido de los autos británicos procede del Reino Unido y del resto, entre el 20% y el 50% llega de Europa. «En algunas marcas esta proporción es aún mayor», admiten. La SMMT cree que con el nivel de integración de las cadenas de suministro de automóviles, la imposición de aranceles a la importación haría que la industria británica fuese «inviable».

Imagínese el caso de un coche ensamblado en el Reino Unido (un Mini, un Jaguar, un Land Rover...) con el 60% de piezas llegadas de la UE y gravadas con el 4,5%. Un coche que luego es exportado -el 80% de la producción, 1,67 millones de automóviles van al exterior- a un país europeo. El precio al que habría que venderlo en España, por ejemplo, sería disparatado. Para evitar tal cataclismo, el Gobierno británico no ha tenido más remedio que consentir con que los componentes importados queden exentos de nuevas cargas, al igual que sucederá con el 87% de las importaciones de cualquier tipo, durante, al menos, un año.

Esta decisión beneficia a empresas como Lingotes Especiales, que tiene al mercado británico como uno de sus clientes, pero que estima que aunque el 'brexit' aporta incertidumbre, no espera de él un impacto negativo en su cuenta de resultados.

Medio centenar de vallisoletanos se han ido a vivir al Reino Unido en el último año

El acuerdo de retirada negociado por la UE y Gran Bretaña preserva los derechos de los ciudadanos españoles a la libre circulación en el Reino Unido. En caso de 'brexit' sin acuerdo, todavía se está trabajando en medidas de contingencia que garanticen los derechos de los ciudadanos que se establecieron en las islas con anterioridad a la fecha de retirada. El Gobierno recomienda a los ciudadanos españoles que se informen en la Embajada de España en Londres o ante las autoridades británicas de las acciones a tomar.

A 1 de enero de 2019, el INE contabiliza 1.220 vallisoletanos residentes en el Reino Unido, 47 más que un año antes. De ellos, 817 son nacidos en Valladolid y el resto, inscritos en la provincia a efectos electorales. De estos últimos, 693 son estudiantes o trabajadores de entre 16 y 64 años, mientras que 79 son jubilados y 45, menores de 16.

Por otro lado, no son solo los estudiantes de Filología Inglesa quienes pasan su experiencia Erasmus en universidades del Reino Unido, aunque sí son mayoría. En concreto, 30 de los 60 alumnos de la Universidad de Valladolid (UVA) que viajarán al país de Shakespeare el próximo curso serán de Estudios Ingleses. También habrá estudiantes de Traducción, Ingeniería Química, Arquitectura, Matemáticas e Informática, Óptica, ADE, Economía, Comercio, Enfermería, Logopedia, etc. En total, 60 de los 941 universitarios vallisoletanos que viajarán más allá de las fronteras por motivos académicos.

Desde el Ministerio de Educación señalaron que cuentan con planes para que los alumnos no se vean afectados por las cuestiones políticas y sostienen que en ese caso los más perjudicados serán los británicos, puesto que los españoles podrán cambiar de destino con mayor facilidad.

El cuarto producto vallisoletano más vendido en el Reino Unido son las manufacturas de fundición de hierro y acero -por valor de 5,8 millones el año pasado, el 34% más-, que están expresamente libres de gravamen, según el listado del Ministerio de Comercio británico.

Con 4,9 millones facturados aparecen después las Bebidas de todo tipo, que son fundamentalmente botellas de vino. Al no ser en absoluto productores de vino, todo el que consumen los británicos es importado. Se trata de un producto que gana adeptos y que representa ya en el país el 35% del consumo de bebidas alcohólicas. Para la Ribera de Duero no es uno de sus principales destinos, aunque sí lo es para Rueda, en concreto el mayor comprador entre los extranjeros. No parece que vaya a haber impuestos adicionales a las importaciones de vino, aunque sí hay que tener en cuenta que una posible devaluación de la libra frente al euro encarecería la compra de vino español para los importadores de las islas. Claro que en la misma medida que el vino de Italia y Francia, que con los que encabezan las preferencias de los aficionados británicos.

Las cinco referencias comerciales siguientes tampoco aparecen como objetivo de los posible aranceles. Se trata del azúcar; las conservas de frutas y verduras; el aluminio y sus manufacturas; las legumbres y hortalizas en conserva; y los muebles, sillas y lámparas. La producción de empresas como Helios, Acor o Philips-Indal quedaría a salvo del proteccionismo de un hipotético 'brexit' sin acuerdo.

Si ampliamos el foco a los veinte productos más exportados, la lista la completan el plástico y sus productos, residuos alimentarios, leche, lácteos y huevos, productos químicos; perfumería; café y especias, cereales y productos de pastelería, químicos orgánicos y grasas y aceites.