Más de cincuenta propietarios se suman al programa del Ayuntamiento de Valladolid para fomentar el alquiler de viviendas vacías

El concejal de Planeamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, presenta las firmas de contratos de Programas VIVA. / Miriam Chacón / Ical

El proyecto cuenta con 230.000 euros de presupuesto y 132 demandantes actualmente

El Norte
EL NORTEValladolid

El concejal de Planteamiento Urbanístico y Vivienda, Manuel Saravia, presentó hoy la firma de los contratos de programas para el fomento del alquiler de viviendas vacías, con un presupuesto de 230.000 euros, a través de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda (VIVA), y precisó que a fecha de hoy ya ha suscrito la cesión de 53 casas con sus propietarios. Agregó que ya han registrado 132 demandantes de estas viviendas, con 12 contratos firmados, según informa Ical.

El programa de Alquiler de Viviendas de Valladolid (ALVA) ofrece numerosos incentivos para facilitar que un buen número de viviendas vacías de titularidad privada se incorporen al mercado del alquiler a un precio asequible para el inquilino y con garantías para el propietario. Un programa que «empezó a plantearse a finales de 2018, pero durante este año ha obtenido ciertos avatares», dado que tras los cambios producidos en la Ley de Arrendamientos Urbanos se realizaron modificaciones como «la duración del alquiler de tres a siete años», destacó Saravia.

El listado de casas disponibles se reparte por toda la ciudad, excepto en la zona centro, con un precio de cinco euros por metro cuadrado, aunque si el inmueble es «igual o superior a los 90 metros cuadrados el precio nunca sobrepasará los 450 euros» para conseguir «unos precios adecuados de alquiler sin recelos a determinados sectores que algunos propietarios tienen», afirmó. Además, este tipo de contratos van dirigidos a «una franja de población» que tiene dificultades económicas.

De esta manera, los propietarios que deciden adherirse a este programa se nutren de una serie de ventajas, como las económicas, al sumar las «subvenciones a una parte equivalente al 50 por ciento del IBI o vinculadas al certificado de eficiencia energética», sin olvidar que no van a tener ningún problema con el alquiler «al cobrar puntualmente la renta pactada y recibir la vivienda en perfecto estado», dado que el «80 por cientos de los integrados en el programa han tenido impagos o deterioros», aseguró. Unos contratos mediante los cuales los dueños ceden el domicilio a VIVA, para que esta se la alquile a los inquilinos directamente.

La iniciativa busca poner en uso la viviendas vacías de la ciudad, pero a su vez intenta limitar el precio de los alquileres, por lo que, Manuel Saravia destacó la presencia de «testigos repartidos por todos los barrios para tener una visión sobre los precios de las casas«, que sitúan en un precio medio de siete euros y medio, mientras que el del programa se cifra en cinco euros.

Respecto a los requisitos de las casas, estas deben estar ubicadas en Valladolid; ser de tipología libre; vacía en los últimos seis meses; estar al corriente de pago de los suministros; poseer equipamiento básico de la cocina y provistas de baño equipado; reunir unas condiciones sanitarias y de salubridad; no tener dada de alta a ninguna persona en dicha vivienda; y estar al corriente de pago de la comunidad y de las obligaciones tributarias.

En relación con los requisitos de los inquilinos, los ciudadanos no podrán tener una vivienda en propiedad y no poder disfrutar de ella en el caso de poseerla; no superar los ingresos de la unidad familiar de un total de 22.000 euros al año; acreditar suficiencia de ingresos; poseer de un informe favorable de seguros para hacerse cargo de los impagos; destinar la vivienda para su domicilio permanente; estar al corriente con sus obligaciones tributarias; obligación de empadronamiento en los sietes días posteriores a la firma del contrato; y aportar datos de su situación.