Medina de Rioseco recuerda a los héroes de la batalla del Moclín 210 años después

El alcalde, David Esteban, junto a las concejalas María San José y Blanca Valbuena, tras la ofrenda en el monumento a los caídos. /Miguel García Marbán
El alcalde, David Esteban, junto a las concejalas María San José y Blanca Valbuena, tras la ofrenda en el monumento a los caídos. / Miguel García Marbán

El alcalde hizo hincapié en la importancia de «rememorar este tipo de efemérides para celebrar que vivimos en una Europa sin fronteras»

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁN

Madrugada del 14 de julio de 1808. Guerra de la Independencia. Los ejércitos francés y español se enfrentan en las inmediaciones de Medina de Rioseco, en el lugar conocido como el alto del Moclín. El empuje francés acusa al principio la desventaja de recibir el fuego desde lo alto, pero ya mediada la mañana la superioridad de su caballería logra remontar las cuestas del páramo y apoderarse de la altura. Desde allí su avance es ya inevitable. Hacia las dos de la tarde los franceses llegan a la puerta de Ajújar. Es el final de la primera gran batalla de la Guerra de la Independencia. La ciudad es sometida a una feroz represión: se incendian muchas casas, se saquean las iglesias, la capilla de los Benavente es convertida en cocina de campaña y se cometen toda clase de ultrajes.

Ayer, 14 de julio de 2018, 210 años después de la contienda, Medina de Rioseco conmemoró aquel acontecimiento histórico. Su alcalde, David Esteban, realizó una ofrenda floral en el monumento en homenaje a los caídos en la batalla, en la que se encuentra la escultura realizada por el escultor riosecano Aurelio Rodríguez-Vicente Carretero, que se inauguró en 1908, con motivo del primer centenario de la batalla. Este bronce se incorporó al actual monumento en 1990 junto a una escultura en piedra del también escultor riosecano Miguel Ángel Jiménez. Además se guardó un emotivo minuto de silencio.

Esteban recordó a los caídos en la batalla, a la vez que indicó que en ese mismo momento en Astorga se estaba llevando un acto similar en memoria del Tercer Tercio de Voluntarios de León, más conocido como Batallón Clavijo (800 astorganos y vecinos de la comarca), que participó en la batalla del Moclín. El alcalde hizo hincapié en la importancia de «rememorar este tipo de efemérides para celebrar que vivimos en una Europa sin fronteras». No olvidó el regidor felicitar a los franceses en el día de su fiesta nacional.

El Ayuntamiento riosecano, en colaboración con otras instituciones y asociaciones, promovió en 2003, 2006 y 2008 la recreación de la batalla con la participación de cientos de recreadores históricos, que llegaron de las más diversas partes de España y de Europa, y que conllevó la afluencia a la ciudad de miles de turistas. En 2012, la Junta de Castilla y León declaró Bien de Interés Cultural con categoría de Sitio Histórico el paraje donde tuvo lugar la batalla.

 

Fotos

Vídeos