Medina recuerda con un desfile el paso de Carlos V por la villa en 1556

Participantes en la recreación histórica que ha tenido lugar este domingo en Medina del Campo. /P. G.
Participantes en la recreación histórica que ha tenido lugar este domingo en Medina del Campo. / P. G.

La dramatización ha servido para clausurar el encuentro de recreaciones históricas celebrado en el castillo de La Mota

PATRICIA GONZÁLEZ

El buen tiempo y la multitud de visitantes que se acercaron hasta Medina del Campo consiguieron que la nueva edición de la recreación histórica sobre la llegada de Carlos V, celebrada por la Asociación Cristóbal Mondragón, fuera todo un éxito. Como viene siendo habitual desde hace tres años, la villa de las ferias recuperó durante la mañana de ayer uno de los capítulos más desconocidos de su historia: . Esta representación, que contó con una elevada participación y con la presencia de algunos grupos recreacionistade fuera de la comunidad, puso el punto final al cuarto Encuentro Internacional de Organizadores y Profesionales de las Fiestas y Recreaciones Históricas, que se ha celebrado durante este fin de semana en el castillo de la Mota, donde se programaron conferencias, debates y mesas redondas sobre la financiación e impacto económico de las fiestas y recreaciones históricas.

La dramatización del paso de Carlos V arrancó a las 12:30 horas en el barrio de Santo Tomás. Desde este punto, la comitiva recorrió las principales vías del municipio, como la calle Padilla, hasta llegar a la Plaza Mayor. Una vez finalizado el pasacalles histórico, los personajes se subieron al balcón del Ayuntamiento para escenificar el saludo del emperador. Después, el cortejo se desplazó desde el Ayuntamiento al Palacio de Dueñas, donde continuó la representación histórica.

El emperador Carlos V emprendió su último viaje hacía Yuste en septiembre de 1556. Durante este desplazamiento de retiro, planeado en 24 escalas, llegó a la villa de las ferias el 5 de noviembre de ese mismo año. A su llegada al municipio, el emperador y todo su séquito se alojaron en la casa del cambiante Rodrigo de Dueñas. El banquero, empeñado en mostrar su hospitalidad a Carlos V, ofreció al emperador todos sus bienes y se sintió ofendido por su anfitrión cuando quemó unos pagarés que le debía el rey.

Hilo conductor

Esta anécdota fue, una vez más, el hilo conductor de la recreación. Medina del Campo durante el reinado de Carlos V, en el siglo XVI, tuvo un pfundamental en las finanzas y en el comercio de la Castilla. Fue escenario de relevantes hechos históricos durante ese periodo, como el inicio de la Guerra de las Comunidades, la quema de Medina en el año 1520 y una de las paradas del emperador camino de su retiro a Yuste en 1556.

Al igual que en anteriores ediciones, desde el área de Desarrollo Local del Ayuntamiento destacaron la labor que desde hace varios años se está realizando en materia de proyectos de ámbito europeo en los que las recreaciones históricas tienen un peso importante, al igual que las nuevas tecnologías.