Un maratón de puzles une a cientos de personas de todo el mundo en Valladolid

Cuatro chicas, concentradas, ordenan las piezas del rompecabezas. /Gabriel Villamil
Cuatro chicas, concentradas, ordenan las piezas del rompecabezas. / Gabriel Villamil

Los equipos rusos se hacen con las posiciones más altas, seguidos de los españoles que consiguen la mitad de las diez primeras plazas de la clasificación

MIRIAM CONDEValladolid

Piezas de rompecabezas por todas partes. Participantes de los rincones más insólitos del mundo se han reunido este fin de semana en Valladolid para poner a prueba su ingenio e intelecto, pero también su estrategia. Vienen más que preparados. Camisetas a juego con coloridas serigrafías, pendientes, galletas y hasta tatuajes, todo ello con forma de piezas de puzle.

Una hora antes del comienzo del evento, cientos de participantes del mundo del puzle se acercaban a las inmediaciones de la Cúpula del Milenio para empaparse del ambiente que allí se respiraba. Aprovechaban para comprar artículos en el mostrador de promoción comercial, realizar las fotografías pertinentes y también para calmar los nervios en una exposición de antiguos rompecabezas que Fernando Álvarez-Osorio, un gran experto en el tema, había preparado para los numerosos fanáticos.

Una labor altruísta gracias a los puzles

Estos cinco mexicanos llevan 16 años resolviendo puzles. Es la primera vez que participan en un campeonato internacional después de recorrer su país natal en busca de más medallas para su colección. Para ellos es un entretenimiento, ya que, además de pasar un buen rato con sus amigos, realizan una labor altruísta en hospitales y asilos de su país.

Se han animado a participar en todas las categorías del campeonato: individual, grupal y por parejas. «Berenice participa con una chica española en el de parejas y ella es la gran esperanza de nuestro grupo», comenta Gloria.

Aunque se conocen solo desde hace cuatro años gracias a un grupo de Facebook, este equipo ya suma varias competiciones a su espalda para dejar a su país en una posición más que merecida.

No todo es competición. También han aprovechado el viaje para recorrer Valladolid, una ciudad que no conocían. También han visitado París, Barcelona y, su próximo y último destino antes de regresar a México, Madrid.

No habían pasado más que 45 minutos del inicio, y el equipo de la República Checa ya había terminado el primer puzle de 1.000 piezas. Muy cerca les seguían sus rivales rusas, a dos minutos de distancia y, ya en tercera posición, uno de los equipos españoles, que luchó hasta el final por una plaza en el podio arrebatada por apenas minutos.

Tenían que colocar un total de 5.000 piezas de dos puzles de 1.000 y de otros dos de 1.500. Esto no achantó a nadie, ni siquiera a los niños que también participaron en el equipo con sus familiares. No eran muchos, pero su presencia dejó perplejos a los asistentes.

Naiara Acebo: «Con quien mejor me lo paso es con mi padre»

Naiara Acebo empezó a competir con tan solo seis años. Ahora, con varios trofeos a su espalda tras quedar campeona en 2017 y 2018 en la categoría infantil de puzles y subcampeona el presente año, ha decidido participar en el Campeonado del Mundo de Puzles celebrado este fin de semana en Valladolid.

Esta campeona asegura que con quien mejor se lo pasa es con su padre, persona con la que comparte afición desde muy pequeña.

Las primeras posiciones estaban muy reñidas y los nervios se percibían en las miradas, sobre todo en las de los amigos y familiares que apoyaban desde los laterales del recinto. Muchos equipos optaban por hacer fotos al dibujo de la caja del puzle con el móvil, otros traían bandejas, cartones y plásticos para distribuir de una manera más eficaz todo el trabajo que tendrían por delante.

No podía faltar la comida. Los cuencos con frutos secos -conocidos por fortalecer el cerebro- eran los más repetidos por las más de 100 mesas que albergaba la blanca Cúpula del Milenio. Cada uno tenía su estrategia. Ya fuese empezar por las esquinas, agrupar las piezas por colores, dividirse los dibujos del puzle..., de lo que no cabe duda es de la valentía de todos estos equipos que han peleado durante horas para conseguir el mayor premio: ver el rompecabezas terminado.

El nuevo proyecto del escritor A.J Jacobs: un libro sobre puzles

A.J ha inculcado su pasión por los rompecabezas tanto a su mujer como a sus dos hijos. Esta familia ha recorrido 5.630 kilómetros desde Nueva York a Valladolid para participar en el Campeonato del Mundo de Puzles y disfrutar de un encuentro con cientos de aficionados de todas las partes del mundo. Julie opina que esta «locura» se hace «una vez en la vida» y que «era imposible desaprovechar la oportunidad».

El conocido periodista y escritor norteamericano cuenta que su nuevo proyecto es un libro sobre puzles y que esta experiencia le iba a aportar grandes ideas para su trabajo. Zane, el hijo pequeño de 13 años, ya resuelve él solo puzles de 2.500 piezas y explica que de mayor quiere ser ingeniero o científico.

Asimismo, toda la familia está inmersa en la realización de un puzle de 49.000 piezas que esperan «terminar en breve». Pero no solo juegan en equipo, también les gusta hacer los rompecabezas individualmente y en pareja.

29 equipos han sido capaces de terminar los cuatro rompecabezas en las ocho horas que disponían para ello. La primera posición la consiguió el equipo ruso denominado Siberian Team, formado por Valentina Baburchenkova, Natalia Komarova, Irina Batalova, Galina Medvedeva y Marina Radchenko.

El segundo puesto se lo llevó la República Checa, cuyo equipo lo conformaban Jana Hanzelková, Katerina Novotná, Luisa Uhlaková y Radla Perinková: Czech Dragons, y el tercer lugar fue para otro equipo ruso, Russia Stella-Puzzler.su, integrado por Dimitry Makarenko, Irina Akopova, Olga Popova y Katerina Mishanina. La clasificación la siguen cinco equipos españoles (cuarto, quinto, séptimo, noveno y décimo puesto) uno belga y otro ruso.

Leoneses, asturianos y vallisoletanos, unidos por los rompecabezas

Es el primer mundial de puzles al que acuden como grupo. Isabel Pérez afirma que «no se puede faltar a una cita como esta» y que es imprescindible «apoyar este tipo de eventos para que se sigan haciendo». Ella es ya toda una experta ya que acudió al Campeonato de Europa de puzles en Bélgica en 2013.

Van a participar en todas las categorías de esta edición, tanto en grupo, como individual y parejas. «Ya que hemos venido, probamos todo», añade Cristian.

Valladolid ha hecho historia este fin de semana. Acoger un evento de tal calibre es un gran incentivo, tanto para el ocio, como para el turismo. Muchos de los asistentes han decidido aprovechar su visita a la ciudad para quedarse unos días más y disfrutar de los monumentos y la gastronomía de la ciudad.

Este domingo finalizará el torneo con el campeonato individual y por parejas, que tendrá como premio un trofeo y una medalla, así como una dotación económica a los tres primeros clasificados.

«Es un día histórico para Valladolid»

Estos amigos castellanos y leoneses se han reunido este fin de semana en la ciudad para hacer lo que más les gusta: resolver puzles. Se conocieron hace dos años en las redes sociales gracias a una asociación y desde entonces no se han separado.

Es una vocación que llevan interiorizada desde que eran pequeños y piensan presentarse a todas las categorías del campeonato. Los cinco amigos aseguran que es un día histórico para Valladolid y que no podían faltar a la cita.

«Aquí no hay rivalidad entre vallisoletanos y los leoneses, todos nos llevamos genial», explica Alberto, a quien además le han prestado la bandera de Valladolid desde el Ayuntamiento: «Ya no tengo excusa para representar los colores de la ciudad».