Laguna pide a la Junta una estación que mida la calidad del aire del municipio

Estación medidora de la contaminación en la capital./El Norte
Estación medidora de la contaminación en la capital. / El Norte

El Ayuntamiento cree que el municipio se ve más afectado por la contaminación al situarse entre los polos industriales

Jesús Nieto
JESÚS NIETOLaguna de Duero

La Corporación de Laguna de Duero pedirá a la Junta de Castilla y León la instalación de una estación medidora de la calidad del aire en el término municipal y la realización de un plan contra la contaminación en la aglomeración de Valladolid, con prioridad en Laguna de Duero, por ser el municipio que más padece este problema.

La iniciativa ha partido de Laguna Sí Se Puede y secundada por la totalidad de los grupos políticos. Para la plataforma electoral, el ozono troposférico, también conocido como ozono malo por contraposición al de la estratosfera, es un contaminante secundario producido por la reacción entre la luz solar y el dióxido de nitrógeno y los hidrocarburos emitidos por los automóviles y algunas industrias. Por inhalación, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y reducción de la función pulmonar, así como el agravamiento de patologías cardiovasculares.

«Laguna de Duero es precisamente uno de los municipios más afectados por encontrarse, por un lado, en uno de los polos industriales de la provincia y, por otro, en el punto por donde soplan los vientos dominantes de esta zona del valle del Pisuerga. De manera que los gases expulsados en la capital traen como consecuencia la formación de ozono en nuestro municipio», defendió el portavoz de la formación política, Jesús Sáez.

La calidad del aire es un tema que empieza a preocupar tanto a vecinos como a sus representantes políticos, ya que habitualmente se publican los datos de contaminación en el municipio que superan la recomendación de la OMS. Respecto al ozono, el verano de 2017 fue el peor de la última década por el aumento de las temperaturas estivales, por lo que Laguna rebasó en 101 días, la mitad del periodo de riesgo (abril a septiembre), el nivel de ozono recomendado por la OMS, establecido en 100 ug/m3 como máximo promedio de ocho horas a lo largo de cada día.

Proteger la salud

La evaluación de los datos de las seis estaciones de las redes de control de la contaminación atmosférica del Ayuntamiento de Valladolid, de la central térmica de Michelín (propiedad de Iberdrola) y de la factoría de Renault a lo largo del año 2017, suministrados por el Ayuntamiento de Valladolid y la Junta de Castilla y León, permite observar que durante el año pasado y en el último trienio los niveles de ozono en la ciudad han incumplido de nuevo el valor objetivo establecido por la legislación para proteger la salud.

El concejal de Medio Ambiente, Francisco Barbillo, ha puntualizado que donde hay otros contaminantes el ozonotroposférico se reduce «que es lo que está pasando en Valladolid, en alguna de las estaciones donde hay otros contaminantes y entonces reacciona con ellos y da un valor más bajo, cosa que no es el caso de la estación más próxima a Laguna, porque los otros contaminante son muchísimos más bajos».

Asimismo, la exconcejala de Medio Ambiente, María Alonso Blanco, pidió que los municipios del alfoz se unan para solucionar los problemas ya que son los municipios más afectados. «Al igual que nos hemos puesto de acuerdo para depurar las aguas y hacer un convenio común o para crear un área metropolitana, si tenemos interés, podemos empezar a negociar, sentarnos y ser un poco proactivos con este tema, no esperar a que nos digan lo que tenemos que hacer, sino pactar qué podemos hacer antes de que este empeore».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos