Laguna merienda la tradicional tortilla de patatas con chorizo por el Día de la Vieja

Laguna merienda la tradicional tortilla de patatas con chorizo por el Día de la Vieja

Un equipo de seis personas cocina durante cinco horas el plato con el que el Ayuntamiento invita a los vecinos a celebrar este día

JESÚS NIETOValladolid

El tiempo lluvioso de los últimos días y una previsión no muy halagüeña hacían presagiar que la fiesta del Día de la Vieja en Laguna podía terminar como la última edición; pasada por agua. Por ese motivo, el Ayuntamiento encargó a Jesús Martín, especialista en cocinar para grupos multitudinarios, una tortilla de patatas con chorizo un poco más pequeña. Este es el motivo, por el que este año, la tortilla no tenía quizá las dimensiones espectaculares de ediciones anteriores.

Aun así, el resultado fue una tortilla de 1,6 metros de diámetro, seis centímetros de alta y unos 130 kilos. Un equipo de seis personas se reunió a las once de la mañana en la finca del propio cocinero para transformar 580 huevos, 80 kilos de patatas, diez kilos de cebollas, nueve litros de aceite y diez kilos de jijas en una tortilla para dar de comer, al menos, a 600 personas.

«Este año me ha dado mucha guerra y no ha quedado tan bonita como el año pasado, ha quedado un poco fea, pero está bien y nadie se quedará sin comerla», decía Jesús Martín nada más cortar las raciones con las que el alcalde de Laguna de Duero, Román Rodríguez, el equipo de cocineros y algunos concejales se afanaban en repartir la correspondiente ración entre sus vecinos.

«Ha sido una mañana de esas que te dan guerra, de esas en las que las cosas no salen como quieres. Hemos necesitado más tiempo para cuajarla, hemos tenido problemas con los ganchos para darle la vuelta, pero al final hemos llegado a tiempo y nadie se quedará sin su ración», apuntaba le cocinero.

Pero Jesús Martín es un hombre de retos y lo que le gustaría es hacer una tortilla, al menos, el doble de grande. «No me gustan las tortillas de este tamaño, prefiero las de mil para arriba». Claro que para que eso ocurra, tiene que haber gente suficiente para comérsela y en los últimos años, bien por el mal tiempo, porque es un día entre semana o porque es una hora temprana para merendar, lo cierto es que la afluencia de público, sobre todo de jóvenes, no es la deseable.

«Hemos estado condicionados por el tiempo, pero el que no haya llovido hoy es una gran noticia, porque nos ha dejado disfrutar de la fiesta», declaró la concejala de Cultura, Lucía Castro. En cuanto a la afluencia de público, Castro sostiene que las familias son muy importantes para mantener estas tradiciones, porque «el Ayuntamiento apoya, pero las familias y los vecinos son los que tienen que mantenerlas». A medida que avanzaba la tarde, la afluencia de público iba aumentando y una hora más tarde de la convocatoria, sobre las 17.30, grupos de jóvenes, mayores e hileras de vehículos se acercaban al área recreativa de Los Valles para no perderse su ración de tortilla y disfrutar de la fiesta.

La tradición

La celebración de la fiesta tradicional de 'La Vieja' suponía para los jóvenes de antaño ir por las casas de Laguna de Duero de puerta en puerta para 'pedir la vieja', y en muchos casos, lo que recibían eran los productos más habituales de la despensa, como huevos, patatas, chorizo, aceitunas, dulces... Y la tradición también era, y en este caso se mantiene, ir al pinar a merendar con la familia y amigos la tortilla de patata con chorizo, la ensalada de pobre con aceitunas...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos