El juez sentencia a tres años de internamiento psiquiátrico al acusado de apuñalar al alguacil de Velilla

El acusado durante la vista oral en los Juzgados de Valladolid./El Norte
El acusado durante la vista oral en los Juzgados de Valladolid. / El Norte

El fallo de la sentencia absuelve al acusado de toda responsabilidad criminal por alteración psíquica e impone la libertad vigilada del procesado

EL NORTEValladolid

El Juzgado de lo Penal Número 4 de Valladolid ha impuesto como medida de seguridad el interamiento forzoso en un centro psiquiátrico penitenciario, durante tres años como máximo, al vecino de Velilla acusado de clavar un punzón al alguacil de su pueblo, según informa EFE.

El fallo de la sentencia absuelve al acusado, Tomás V. B., de 53 años, de toda responsabilidad criminal por concurrir la circunstancia eximente completa de alteración psíquica e impone la libertad vigilada del procesado, concretándose en un internamiento forzoso en el centro psiquiátrico penitenciario que resulte adecuado a su patología. Según establece la sentencia, el encausado podrá permanecer en el centro durante un máximo de tres años, sin poder abandonarlo salvo autorización judicial.

Además, Tomás V.B. deberá indemnizar al agredido con 2.885 por las lesiones y la secuela sufrida y a la aseguradora Fremap 1.864,88 euros por los gastos de asistencia médica, en concepto de responsabilidad civil.

Noticias relacionadas

En el apartado de hechos probados de la resolución judicial, se considera que el 12 de noviembre de 2018, sobre las 10:30 horas, la víctima, contratada por el Ayuntamiento de Velilla como peón de obras públicas, se encontraba barriendo una calle de la localidad cuando el acuso apareció de forma súbita. Este increpó al alguacil, para depués empujarle, zarandearle y agarrarle por el cuello. Cuando la víctima intentó zafarse, observó que Tomás se sacó un punzón de la manga de su brazo derecho y se lo clavó en un costado, tras lo que el agresor huyó del lugar.

El herido se acercó a una vivienda situada a unos trescientos metros del lugar del suceso, sangrando por un costado, y pidió auxilio, siendo trasladado a un centro hospitalario para recibir asistencia.

Según el juez, Tomás V. B. «presenta sintomatología de tipo psicótico con ideas delirantes» y tiene anuladas las bases psicobiológicas de la imputabilidad en cuanto a los hechos juzgados, por lo que establece que ha de continuar el seguimiento y tratamiento psiquiátrico que ya ha iniciado en el centro penitenciario.

Ya durante la vista oral celebrada el 7 de junio, el juez decidió que el procesado continuase en prisión provisional hasta que se dictase sentencia, situación en la que se encontraba desed el 14 de noviembre de 2018. El fiscal había demandado la absolución por un delito de lesiones al plantear como eximente la alteración psíquica del acusado además de reclamar el interamiento durante tres años en un centro psiquiátrico cerrado como medida de seguridad. Por su parte, la defensa había solicitado la libre absolución.