La Junta reabre al tráfico el puente de Cabezón una semana antes de lo previsto

Un vecino se baja de su bicicleta para cruzar por el puente de Cabezón de Pisuerga el pasado miércoles. /Rodrigo Jiménez
Un vecino se baja de su bicicleta para cruzar por el puente de Cabezón de Pisuerga el pasado miércoles. / Rodrigo Jiménez

Los técnicos realizarán prospecciones en el mirador y una de las entradas en los próximos días

Eva Esteban
EVA ESTEBANValladolid

«Veinte minutos». Ese es el tiempo que a partir de este viernes se ahorrará Luisa Barajas, una vecina del Barrio Viejo de Cabezón de Pisuerga, cuando, cada mañana, acuda a cuidar de su madre Pilar, residente en el otro lado del río, en el Barrio Nuevo. Desde hace «varios años», cuando a Pilar, de 79 años, le dio un infarto «muy fuerte», «todos los días», a las nueve en punto, está en su casa «para hacerla compañía y todo lo que necesite». Pero reconoce que desde el pasado lunes sigue un ritmo más «frenético, no paro».

El corte al tráfico del puente medieval, «el camino más rápido para ir de una zona a otra», le obligaba a salir de casa «veinte o veinticinco minutos antes». «Con el coche por el puente no se tarda más de cinco minutos, pero ahora, al dar toda la vuelta, tardaba como poco veinte minutos, y eso que la carretera es buena...», incide.

Los testimonios
«Ha durado poco tiempo, se afronta de otra forma»

«Ha durado poco tiempo, se afronta de otra forma» Luisa barajas, vecina

«Que lo reabran ya es bueno para todos»

«Que lo reabran ya es bueno para todos» marco rodrigo, vecino

«Era un trastorno tener que dar toda la vuelta»

«Era un trastorno tener que dar toda la vuelta» olegario herreras, vecino

«El corte era necesario, hay que cuidar el puente

«El corte era necesario, hay que cuidar el puente mariano gonzález, vecino

Pero este jueves, al filo del mediodía, su rostro se iluminó cuando se enteró del bando que el Ayuntamiento estaba distribuyendo por el municipio:«A partir del viernes 10 de mayo se restaurará de forma permanente el tráfico de vehículos por el puente de Cabezón de Pisuerga», rezaba el comunicado. La celeridad en los trabajos por parte de los técnicos de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente ha permitido «volver a la normalidad» y reabrir, una semana antes de lo previsto –inicialmente para el 17 de mayo–, el puente a «todos» los vehículos, aunque manteniendo las restricciones vigentes. «En un principio se barajó la posibilidad de que se permitiera solo a especiales, pero finalmente dieron el visto bueno para que pudieran hacerlo todos», asegura el alcalde, Arturo Fernández.

«Solo tienen muestras»

Las acometidas no han finalizado. Desde este viernes «y hasta que acaben, ya que depende del tipo suelo con el que se encuentren», apostilla el regidor, los empleados realizarán una prospección en la entrada del puente por el Barrio Viejo, a la altura del semáforo. Así, para la próxima semana «ya solo les quedaría una cata por el mirador». «Solo cortarán un carril, y se mantendrá el paso alternativo regulado por los semáforos. Después, ya solo nos queda esperar, ya que de momento solo tienen muestras, no se sabe nada», concluye Fernández.

50 denuncias a vehículos con exceso de peso desde 2015

Ya lo advirtió en varias ocasiones la Plataforma Cabezón con su Puente: «a menudo», «muchos» vehículos que superan el peso máximo permitido –cinco toneladas– se saltaban la prohibición de cruzar el puente «a la torera». «Está claro, les hemos pillado varias veces, y por la noche lo seguían haciendo», lamenta uno de sus miembros, Carlos Jimeno. La situación de preocupación llegó hasta tal extremo que incluso el Ayuntamiento inició una campaña para que todos aquellos vecinos que fueran testigo de estos hechos «hiciesen una fotografía o un vídeo del momento, capturasen la matrícula y nos lo hicieran saber a nosotros». El Consistorio haría el resto.

«No suponía ninguna responsabilidad para ellos. Solo bastaba con llevar una foto y la matrícula y el Ayuntamiento denunciaría los hechos», asegura el alcalde del municipio, Arturo Fernández. De hecho, según confirma el regidor, durante la última legislatura han llegado a tramitar «unas 50 denuncias» a vehículos pesados. «Es una barbaridad», sentencia.