La Junta deberá devolver al Ayuntamiento medio millón de euros de una subvención que le retiró

Interior de las oficinas de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid. /H. Sastre
Interior de las oficinas de la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid. / H. Sastre

Se trata de una sentencia sobre una ayuda para urbanizar y construir viviendas de protección en parte del antiguo solar de Metales

L. S.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León ha condenado a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente –a través de la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo– a devolver a la Sociedad Municipal de Suelo y Vivienda de Valladolid (VIVA) una subvención por 555.053 euros que le obligó a reintegrar al considerar que había quedado sin efecto con la entrada en vigor de una nueva ley y tras incumplir los plazos de urbanización previstos en un sector de la Avenida de Burgos, en parte del antiguo solar de Metales Extruidos, donde estaba prevista la construcción de viviendas de protección oficial.

El fallo, contra el que cabe recurso, obliga además a la Junta a reintegrar los intereses que se hayan podido generar.

Los hechos se remontan al año 2010, cuando la Consejería de Fomento otorgó la calificación provisional como actuación protegida en materia de suelo a esta Unidad de Actuación y se le reconoció el derecho a la subvención, por importe de 941.052 euros. El promotor se comprometía entonces a iniciar dentro del plazo máximo de tres años la construcción de al menos un 30% de las viviendas protegidas de nueva construcción. Desde ese momento, y según se refleja en la sentencia, VIVA presentó tres certificaciones de obra que sumaron 555.053 euros.

Si bien, en enero de 2014 la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo comunicó al Ayuntamiento que en virtud de la Ley 4/2013 se suprimían y quedaban sin efecto las subvenciones a actuaciones protegidas en materia de suelo y que, por tanto, no se pagará la subvención restante. A lo que en una resolución posterior inicia expediente de incumplimiento al «no haber culminado las obras de urbanización a tiempo», y solicita el reintegro de la subvención concedida.

La Sala de lo Contencioso-Administrativo considera ahora que esa subvención de más de medio millón de euros que el Ayuntamiento devolvió se refería a pagos que habían sido previamente justificados con la ejecución y certificación de las obras y que se habían desarrollado además con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 4/2013, que dejaba sin efecto las subvenciones. De tal forma que obliga a reintegrar esta subvención al Ayuntamiento