La Junta y la Confederación avalaron el blindaje del uso del solar de Lauki

Desmantelamiento de los silos de la central de Lauki, en la parcela de la avenida de Santander en 2016 /R. O.
Desmantelamiento de los silos de la central de Lauki, en la parcela de la avenida de Santander en 2016 / R. O.

Saravia afirma que no está resuelto si van a recurrir al Supremo y avanza que se evitará que se pueda utilizar para industrias nocivas

Jorge Moreno
JORGE MORENO

La Consejería de Fomento y Medio Ambiente, la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Protección Civil y la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Junta emitieron informes favorables para que el Ayuntamiento de Valladolid limitase el uso de la antigua factoría de Lauki para una actividad de producción láctea, un 'blindaje' que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha anulado en un fallo del pasado 14 de noviembre.

Más noticias

La Sala de lo Contencioso-administrativo justifica la anulación de la Modificación Puntual Urbanística, que pretendía el Consistorio de la capital para evitar la futura especulación, al limitar el uso industrial que podría tener la multinacional Lactalis para destinar esa parcela a otra actividad ajena a la láctea. Los jueces, que sostienen la «arbitrariedad» del acuerdo del Pleno de septiembre de 2016, entienden que no está acreditado suficientemente «el interés público» en la Memoria que aportaron los servicios municipales de Urbanismo. La compañía francesa, que efectuó ese año el cierre de la fábrica y frenó la venta a otras empresas, solicitó en el pleito hasta 1,8 millones de euros por este blindaje del solar.

Sin embargo, lo cierto es que el documento municipal recoge el respaldo a la decisión del Equipo de Gobierno de Óscar Puente en los informes preceptivos emitidos por la Consejería de Fomento, la CHD, Protección Civil y la Dirección General de la Vivienda. Esta última, según suscribió el técnico municipal de Planeamiento de la Concejalía de Urbanismo, planteó «determinadas observaciones, las cuales se han tenido en cuenta». En los informes previos al acuerdo municipal, no consta que la Diputación de Valladolid emitiese un documento dentro del plazo de 3 meses que fija la normativa urbanística.

Con estas circunstancias, que no han sido aceptadas por el TSJ, el Pleno aprobó en septiembre de 2016 la conversión del solar de Industrias Lácteas Vallisoletanas (Lauki) de uso industrial general a uso especial bautizándolo como AE-35, y modificando el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en solo este punto, que afectaba a la multinacional. El terreno situado en la avenida de Santander, tiene una superficie de 20.367 metros cuadrados, con una edificabilidad de 15.275 metros cuadrados. Junto al mismo, el Consistorio posee otro solar de 455 metros que se incluía en el AE-35.

Pendientes de recurso

El concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, indicó que «no hay decisión tomada sobre si se va a recurrir o no. Es la Asesoría Jurídica la que nos debe decir si acudimos o no al Tribunal Supremo. Nosotros hemos mantenido que esta Modificación Puntual estaba bien hecha y motivada para ser un Área Especial». Saravia añadió que esta aprobación pasó por todos los trámites internos, incluida la secretaría general, que no dictó ningún informe negativo por este cambio.

El TSJ da un plazo de 30 días para recurrir, tiempo que concluiría a finales de diciembre al ser 30 hábiles. Respecto al uso de la parcela, desmantelada por Lauki en 2016, el concejal fue categórico: «Si no se recurre, tenemos dos opciones. La de mantener el uso que tenía anteriormente, o la de adaptarlo al nuevo PGOU teniendo en cuenta que esa zona es también residencial y no vale cualquier industria en esa parcela». La fecha límite sería el 4 de enero.

Sobre la reclamación de 1,8 millones de euros que Lactalis pretendía que se le pagase, en caso de que el TSJ dictase la legalidad de la Modificación Puntual, el concejal dijo no comprender cuáles eran los valores que había empleado la multinacional para solicitar esa cantidad.

«Lo que me resulta sorprendente es que una industria láctea como Lauki, que tenía buenos resultados económicos con su actividad, decida cerrarla y vender ese suelo a otro tipo de industria. Será legal, conforme a las 'reglas del mercado', pero no lo entiendo como representante municipal», añadió.

 

Fotos

Vídeos