La Junta alega falta de espacio en el Allúe Morer para la escuela infantil

Colegio Allue Morer en el barrio de Delicias. /G. Villamil
Colegio Allue Morer en el barrio de Delicias. / G. Villamil

Descarta desafectar parte del colegio y el Ayuntamiento intentará detallar más el diseño

El Norte
EL NORTEValladolid

La Consejería de Educación de la Junta alega falta de espacio en el colegio público Allúe Morer (Delicias) para desestimar la petición del Ayuntamiento de Valladolid de utilizar parte del inmueble para habilitar una nueva escuela infantil de 41 plazas que dé servicio al barrio. El proyecto municipal queda pues en dique seco a la espera de que la concejala Victoria Soto presente una nueva reordenación más detallada, que pueda convencer al Ejecutivo regional, competente para desafectar de su actual uso la superficie necesaria.

Según argumenta la Junta en su resolución, en el espacio donde el Consistorio pretende ubicar la nueva escuela trabajan ahora dos equipos educativos –uno general de orientación y otro dedicado a analizar trastornos de la conducta del alumnado–, que necesitan 581 metros cuadrados divididos en varias estancias para realizar su trabajo. Además de aulas, despachos y una biblioteca, cuentan con una cámara Gesell, una habitación dividida en dos espacios y con un cristal de visión unilateral, que permite analizar a los chicos sin que estos sepan que están siendo observados. Se utiliza para realizar pruebas de comportamiento y permite la grabación de los diferentes análisis a los que se somete a los estudiantes.

Estos espacios no son reubicables, como proponía el Ayuntamiento, en la casa del conserje y en porche aledaño por ser notablemente inferior la superficie, según afirman los técnicos de la consejería. La Administración Local estaba dispuesta a asumir el coste de las reformas necesarias para trasladar estos servicios, además de costear la inversión de la escuela infantil. La apertura de una nueva guardería en este centro se enmarca dentro de la estrategia municipal para potenciar la matriculación en algunos centros de la ciudad, de manera que los alumnos de 0 a 3 años que utilizaran este servicio se reengancharan después al primer ciclo de infantil y continuarán cursando en el mismo colegio.

Soto mostró su respeto por la decisión de la Junta, aunque consideró que hay posibilidades de poder organizar el área afectada del inmueble para dar cabida tanto a los equipos como a la escuela. Si finalmente no fuera posible, se buscaría una nueva ubicación, aunque el Ayuntamiento considera que el Allúe Morer es el lugar ideal para acoger este servicio. En el mismo centro, el Ayuntamiento construirá un nuevo pabellón polideportivo, que ocupará parte del patio, para dar servicio tanto a los estudiantes como al barrio. La resolución del ejecutivo autonómico deja, en principio, fuera cualquier tipo de negociación al señalar que contra su decisión solo cabe recurso ante la Sala de lo Contencioso-Administrativo del TSJ.

Este proyecto era el segundo en la cartera de dotaciones de este tipo del equipo de gobierno. El pasado 4 de octubre se inauguró otra escuela (Caballito Blanco) en el colegio público Antonio Machado (Pilarica), también con 41 plazas, tras una inversión de 580.000 euros. El departamento que gestiona Victoria Soto trabaja en la construcción de otro centro en el colegio público León Felipe (calle Mirabel), que pueda atender a niños de los barrios de Rondilla y del entorno de San Pablo y San Nicolás. Ya se han realizado catas en el amplio patio de este centro para construir un edificio de nueva planta, que pueda albergar la escuela, también con 41 plazas. Además, la concejalía está valorando ampliar la escuela El Tobogán (La Rubia) con una nueva unidad con entre 15 y 20 plazas.