El juez da vía libre a Auvasa para cambiar los descansos de los conductores por razón del servicio

Nuevos autobuses de la flota de Auvasa. / EL NORTE
Nuevos autobuses de la flota de Auvasa. / EL NORTE

El Comité acudió a los tribunales por considerar que la empresa vulneraba el convenio

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

La dirección de Autobuses Urbanos de Valladolid (Auvasa) ha recibido el respaldo judicial en su política de cambiar el descanso de los conductores, siempre que sea por motivos justificados y para garantizar el servicio de las líneas del transporte municipal.

Así se ha pronunciado el Juzgado de lo Social número 4 de la capital, en una sentencia del pasado 6 de febrero, por la que desestima la demanda interpuesta por el Comité de Empresa de Auvasa contra la dirección.

Los cuatro sindicatos con representación en este órgano presentaron en julio de 2018 un conflicto colectivo por entender que la empresa modificaba «unilateralmente el calendario de servicios establecido para los conductores», obligándoles a trabajar en días que tenían fijados en el calendario como de descanso. Cuestionaban, además, que esa jornada era sustituida sin acuerdo con el trabajador por otro día de descanso en fechas posteriores.

Mientras que el comité de la sociedad municipal de transportes alegó en el pleito que se incumplía el artículo 18 del Convenio, la dirección se amparó en que el 31, relativo al cambio de puestos de trabajo, permitía a la dirección «variar según las necesidades del servicio y dentro del sistema habitual».

Los cambios de los descansos de los conductores se vienen realizando en aquellos casos de ausencias justificadas (bajas por enfermedad temporal o licencias especiales).

Aunque los representantes sindicales aseguraron que la empresa había convertido en «un sistema habitual» la sustitución de los conductores, el magistrado de lo Social sostiene que los cambios a los que ha recurrido la empresa «se encardinan dentro de la variación en la rotación en las distintas líneas previamente establecidas cada año».

Ello no supone, según la sentencia, un cambio de turno (de mañana o tarde), cuya variación sí precisaría un consentimiento por parte del trabajador.

El juez afirma que estas alteraciones de los descansos «se presentan como no previsibles a corto plazo», y se deciden diariamente con el objetivo de garantizar la cobertura de las rutas en caso de ausencias justificadas.

El convenio de Auvasa recoge, en este sentido, una bolsa de descansos por parte de los trabajadores, de tal forma que los mismos se disfrutan cuando los empleados los solicitan posteriormente.

Para el juez, resulta llamativa que la dirección de la compañía envíe cartas o llame a los conductores cuando se producen situaciones de conflictividad en la empresa. En junio de 2017 se registraron 40 bajas de incapacidad, lo que obligó a la dirección a llamar a más chóferes. Fuentes del Comité indicaron que se estudiará si recurren o no el fallo.

Reunión en el Serla

Pero esta no es la única discrepacia laboral en el seno de la empresa municipal. Ayer, durante casi cuatro horas, los representantes sindicales y de la empresa, con el gerente Andrés Bernabé al frente, se reunieron en el Servicio de Relaciones Laborales de la Junta (Serla), para tratar de desbloquear la negociación del convenio colectivo, que venció en 2013.

Una mediación con dos árbitros designados por el Serla al efecto, y con la que se pretende evitar los paros que el Comité ha anunciado para el mes de abril de este año.

En este primer encuentro, además de concretar el calendario de reuniones, se comenzó a analizar la decena de artículos del convenio colectivo que se encuentra atascado después de 58 reuniones.

En la jornada de ayer se analizaron los artículos relativos a las retribuciones, las licencias, categorías profesionales, los calendarios de trabajo o las jubilaciones parciales. Las reuniones en el Serla están previstas para el 28 de febrero y los días 5 y 7 de marzo.