El juez decidirá si la demanda del comité de Auvasa por descansos se ajusta al convenio

Conductores en las cocheras de Auvasa. /G. V.
Conductores en las cocheras de Auvasa. / G. V.

Cuatro sindicatos censuran a la dirección por la modificación de la jornada sin pactarla con los conductores

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

El Juzgado de lo Social número 4 dejó ayer por la mañana visto para sentencia la demanda por conflicto colectivo que ha promovido el comité de empresa de Autobuses Urbanos de Valladolid S. A. (Auvasa) por la suspensión de los descansos de conductores en circunstancias de necesidades de servicio, tales como bajas por enfermedad o permisos particulares.

La demanda presentada el pasado año está respaldada por los sindicatos CTA, Comisiones Obreras, CSIF y UGT, todos con representación en el comité. Los representantes de los trabajadores consideran que la dirección de Auvasa ha vulnerado los artículos 18 y 31 del convenio, donde se fijan los turnos de trabajo y los cambios en los puestos de los conductores, que se podrán efectuar «por razones de servicio, y previa conformidad del trabajador».

CSIF aseguró ayer que los mismos se comunicaban mediante una carta que se daba al trabajador 24 horas antes de que fuera a disfrutar el descanso, «lo que generaba un gran malestar en la plantilla». Por su parte, el abogado de la empresa indicó que el convenio permitía esa variación de los descansos, según las necesidades del servicio de las líneas y las posibles bajas por enfermedad que pudieran darse.

Sin embargo, los letrados de los sindicatos sostuvieron en el juicio que se vulneraban los derechos pactados en el convenio, obligando a los chóferes a trabajar en días que tenían ya fijados tanto en el calendario anual, como para el descanso.

Posteriormente, Auvasa les asignaba de forma unilateral otra jornada para que descansasen en fechas posteriores, algo que ha puesto de acuerdo al comité para formalizar esta demanda colectiva.

En el juicio de ayer, el magistrado de lo Social 4 escuchó a dos testigos por parte sindical, a los que se dio las cartas para aplazar el descanso, y al jefe de servicio que realizaba los calendarios.