Javier Urra: «El ser humano tiende a pensar que es más listo, más capaz y más feliz que los demás»

El psicólogo Javier Urra, durante una conferencia. /HENAR SASTRE
El psicólogo Javier Urra, durante una conferencia. / HENAR SASTRE

El psicólogo presenta este lunes en Valladolid su libro '¿Quién es quién?' en el Club de Opinión Santiago Alba

RUBÉN V. JUSTO VALLADOLID

Javier Urra (Estella, Navarra, 1957) es doctor en Psicología con la especialidad en Clínica. También doctor en Ciencias de la Salud y pedagogo terapeuta, así como primer Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid. Acudirá este lunes a las 20:00 horas al salón Campo Grande del Hotel Meliá Recoletos para presentar su libro '¿Quién es quién? (Diccionario de tipos y caracteres)', en una conferencia organizada por el Club de Opinión Santiago Alba.

–Cuando camina por Madrid y observa las caras de sus ciudadanos, ¿se imagina su personalidad?

–También cuando salgo de Madrid. Me hago una idea no solo de quien está detrás de esa cara, sino de cómo es más o menos su vida.

–¿Qué hay de las caras de los vallisoletanos?

–No definiría a las personas por el lugar donde han nacido. La gente de Valladolid habla muy bien y es seria. Pero se trata de una visión general, porque luego hay de todo, como en todos los lugares.

–¿Qué le inspiró a crear un libro que reúne 920 perfiles de personalidad?

– Cervantes, Shakespeare e incluso Dostoyevski han sido los grandes observadores de la personalidad. Tras una vida dedicada a la Psicología, me parece que me puedo permitir una risa inteligente, una invitación al lector para que compruebe si tiene el mismo criterio o no. Para que reflexione si señalo a ese amigo que tiene o para que se busque a sí mismo entre los perfiles de personalidad y se encuentre. La primera impresión es fundamental, juzgamos a la gente con ese tópico porque en la vida hay mucho de teatro y de buscarse un personaje.

–En el libro comentaba que la hipocresía es un disfraz habitual.

–El ser humano tiene capacidad para decir la verdad, y muchas veces la dice aunque se arriesgue. Pero también es capaz y tiende a mentir y, sobre todo, a mentirse. Por eso la psicología es una ciencia. Podemos evaluar y realizar experimentos, no de lo que nos dice la gente, sino de cuáles son sus conductas.

–¿Cuál es la personalidad más habitual entre la ciudadanía?

–Tal vez la narcisista. El ser humano tiende a pensar que es más listo, más capaz y más feliz que los demás. La prueba inequívoca es que ante la pregunta de si cambiaría algo de su vida, la respuesta suele ser que no.

–Describa a la sociedad como si fuera una persona.

–Sería una persona perpleja, porque no sabe por qué ha nacido, cuándo va a morir, ni por qué está aquí. Dentro de eso, sería alguien a quien le gusta estar con otras personas y a quien le gustaría tener un objetivo, un fin.

–¿Hablaría bien de ella?

–Creo que la sociedad tiene de todo. Pero sigue evolucionando en todos los aspectos. Copérnico la golpeó, Darwin la golpeó, Freud la golpeó. Estamos en continua y clarísima evolución.

–Esa evolución la explica en su libro con personajes de la Historia que han tenido éxito. ¿Sabe que si hubiera incluido a José Zorrilla se hubiera ganado el corazón de los vallisoletanos?

–Puede ser, sí. Un autor es padre de su obra y asume perfectamente el juicio de los lectores.

–El libro está escrito desde una vertiente humorística con la que sentirse identificado y buscar identificaciones.

–El libro tiene ironía y guiños, pero también tiene su truco. Entre carácter y carácter hay líneas que se centran más en la profundidad. Es un libro que entra fácil, pero que busca sembrar una semilla. Hace un tiempo publiqué un libro llamado 'La Triple E', que habla sobre la Escala de Estabilidad Emocional. '¿Quién es Quién?' es su continuación, porque al final uno se ve en los ojos del otro. Lo importante es cómo te valoran los demás, porque el ser humano es lo que es, pero también lo que quiere ser.

–¿Qué es el éxito?

–El último día de tu vida decir: «Mereció la pena» y comprender que has sabido dedicar el tiempo a lo que luego echarás de menos.