El expresidente de Asaja Valladolid Lino Rodríguez ingresa en la prisión palentina de Dueñas

Lino Rodríguez. /R. Jiménez
Lino Rodríguez. / R. Jiménez

El que fuera dirigente de la organización agraria llevaba desde la tarde noche del pasado martes en el centro penitenciario de Valladolid para cumplir condena por estafar subvenciones a la Junta

M. J. Pascual
M. J. PASCUALValladolid

El expresidente de Asaja Valladolid, Lino Rodriguez, no ha tenido tiempo de acostumbrarse al patio ni a la comida de Villanubla. No han pasado ni 72 horas desde que el exdirigente agrario ingresó voluntariamente (aunque apurando el plazo judicial de diez días desde que recogió el mandamiento, el 25 de marzo pasado) en el centro penitenciario vallisoletano, para cumplir la condena por estafar subvenciones a la Junta, cuando la Dirección General de Instituciones Penitenciarias ordenó el traslado a la prisión de Dueñas (Palencia). El exdirigente agrario ya ha ingresado en este penal, donde está siendo sometido a los pertinentes reconocimientos médicos antes de asignarle una celda.

Noticias relacionadas

Rodríguez fue condenado en septiembre de 2008 por el Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid a dos años y ocho meses de cárcel y la Audiencia vallisoletana ratificó la condena por las facturas falsas que utilizó para justificar las subvenciones que la Junta concedió entre 2009 y 2010 a la sociedad patatera Campo de Peñafiel, de la que el entonces presidente de Asaja era administrador único.

El reo había solicitado la suspensión de la pena hasta que se resolviera su petición de indulto, lo que le fue denegado por el tribunal vallisoletano. El titular del Juzgado de lo Penal 4 de Valladolid ya se opuso el pasado mes de diciembre a dejar en suspenso la condena hasta tener una respuesta sobre la medida de gracia que concede el Gobierno. En su respuesta al recurso del 19 de diciembre de 2018, el magistrado denegó la petición de Rodríguez al entender que, en este caso, «los delitos tienen que ver con el erario público, nutrido por el esfuerzo de los que pagan impuestos y con la defraudación a las arcas públicas», motivo por el que «la sociedad tiene que percibir una respuesta serena pero contundente de los órganos judiciales de que las penas se ejecutan».

Lino Rodríguez también está investigado en la operación Cebada, por supuesta apropiación indebida, administración desleal, estafa y falsedad en su gestión al frente de la organización agraria vallisoletana, que dirigió durante 25 años.