La subcontrata indemniza a los trabajadores despedidos del PRAE con el doble de lo que marca la ley

Protesta de los trabajadores ante la Delegación de Trabajo, el pasado marzo./EL NORTE
Protesta de los trabajadores ante la Delegación de Trabajo, el pasado marzo. / EL NORTE

El conflicto con Audeca ha destapado, según CNT, «las irregularidades cotidianas en el ámbito de las fundaciones de la Junta»

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

Audeca indemnizará a los trabajadores despedidos en el PRAE con 66 días por año trabajado, una cantidad muy superior a la que marca la ley en los despidos improcedentes, lo que a juicio de CNT es la mejor demostración de que la empresa asume la ilegalidad de las extinciones e «intenta evitar una sentencia de nulidad que conllevaría la readmisión de los trabajadores». Para el sindicato, el conflicto del PRAE «ha puesto sobre el tapete las irregularidades cotidianas en el ámbito de las fundaciones de la Junta de Castilla y León».

El PRAE (Propuestas Ambientales Educativas) es un equipamiento público junto a Covaresa con aulas y espacios verdes destinados a iniciativas relacionadas con la protección ambiental. Gestionado por la Fundación Patrimonio Natural, dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, el centro externaliza todos los años su servicio de educación ambiental.

Tras varios intentos por evitarlo, explican desde el sindicato, Audeca, del Grupo Elecnor, se vio obligada a subrogar a los educadores del PRAE, tal y como establece la ley. Sin embargo, a los 19 días de formalizar el contrato, los tres trabajadores recibieron sendas cartas de despido. «Tanto la fundación como el coordinador del PRAE reconocieron abiertamente que se trataba de despidos improcedentes e intentaron camuflar una clara represión sindical», señalan desde CNT.

Los educadores habían constituido poco antes una sección sindical «debido a los numerosos atropellos que estaban sufriendo por parte del coordinador de la Fundación Patrimonio Natural». Según el sindicato, éste «esperaba deshacerse de la plantilla por exigir el cumplimiento del convenio y condiciones de trabajo dignas».

Después de varios meses de movilizaciones, Audeca ha optado por asumir una indemnización muy superior a la que marca la legislación -el salario correspondiente a 66 días por año trabajado, en lugar de los 33 días fijados para los despidos improcedentes-, «buscando evitar así la segura sentencia de despidos nulos y la consiguiente readmisión de estos trabajadores», según sostiene CNT, que espera que la inspección de trabajo ponga fin a los desmanes de las subcontratas y las fundaciones dependientes de la Junta, nichos de «gente colocada a dedo».