Las garantías de Iberaval impulsan cuatro empleos por empresa y elevan la facturación 12,23 puntos más que en aquellas sin aval

Pedro Pisonero durante la presentación de un estudio sobre su impacto en el crecimiento y el empleo de las empresas./Miriam Chacón / ICAL
Pedro Pisonero durante la presentación de un estudio sobre su impacto en el crecimiento y el empleo de las empresas. / Miriam Chacón / ICAL

El director general de la SGR de Castilla y León sentencia: «Somos útiles»

El Norte
EL NORTEValladolid

Las empresas avaladas por Iberaval facturan 12,23 puntos más que aquellas sin garantías, invierten en bienes de capital un 12,36% por encima; y generan un 9,21% más de empleo, con una media de cuatro puestos nuevos por compañía, informa la agencia Ical. Asimismo, la intervención de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de Castilla y León, posibilita un incremento de la financiación de las sociedades atendidas en 20,59 puntos respecto a las que no lo están. «Somo útiles», resumió hoy el director general de Iberaval, Pedro Pisonero.

El alto ejecutivo presentó los datos del estudio 'Evaluación de la adicionalidad económica y financiera de Iberaval', elaborado por un grupo de investigadores de la Universidad Loyola de Andalucía, integrado por Horacio Molina, Mariano Carbonero y Jesús Ramírez y Pablo Pombo (Universidad de Córdoba).

Pisonero precisó que las empresas beneficiarias elevaron un 18,49% sus ingresos, mientras que la subida entre las que no contaban con garantía el crecimiento fue del 7,01%.

Asimismo, las actividades que contaron con aval incrementaron un 12,76% los bienes de capital, mientras que las que no eran beneficiarias sólo subieron la inversión un 0,31%. En cuanto al empleo, las avaladas aumentaron su capital humano un 19,61%, frente al 11,15% de las que no recibieron garantía.

Por último, las empresas con aval de la SGR incrementaron un 21,79% la deuda financiera, mientras que las que carecieron de garantía sólo elevaron su financiación un tres por ciento.

Pisonero, que estuvo acompañado Molina y Carbonero, destacó que se trata de una investigación «pionera» en España, que afrontaron con «cierto miedo» porque desconocían los resultados que se iban a producir, pero finalmente quedó constatado que «las empresas financiadas con la garantía de Iberaval crecen más y crean más empleo que el resto».

El director general de la SGR castellana y leonesa destacó la presentación de este informe en «unos tiempos en los que domina la incertidumbre económica», impelida «probablemente por la incertidumbre política que afecta a las empresas». Pisonero comentó que el informe estuvo elaborado por cuatro de los mayores expertos mundiales en sistemas de garantía, en un documento que basado en el análisis estadístico de operaciones de 2016 y 2017, con una metodología de emparejamiento innovadora, para lograr unos resultados «mucho más fiables y rigurosos».

Un motor de empleo y riqueza

Horacio Molina sentenció en su intervención que el documento constata que la labor de Iberaval «es un motor para generar empleo, riqueza y mayor bienestar para la sociedad». Asimismo, recalcó que las garantías constituyen «un instrumento de desarrollo económico para la pyme» que llevan estudiando desde 2003 en la Universidad Loyola.

Molina expuso que plantearon a Iberaval la investigación porque se trata de una SGR que «está en todos los foros» y constituye una entidad «muy representativa» de sector en España. «Era el socio ideal y le plantemos esta investigación», dijo.

Horacio Molina destacó la presencia en el grupo de investigadores del experto mundial Pablo Pombo y recordó que organismos internacionales como el Banco Mundiakl y la OCDE están promoviendo que los sistemas de garantía midan su desempaño más allá de la sostebnibilidad financiera, como en este estudio.

Asimismo, aclaro que el informe aborda la «adicionalidad financiera», es decir, conocer en qué medida las empresas beneficiarias de una garantía consiguen una financiación que, sin la intervención de la SGR, no obtendría en similares condiciones. «Una financiación que supone más recursos disponibles y una mayor producción, o lo que es lo mismo, la adicionalidad económica».

Datos solventes

Por su parte, Mariano Carbonero defendió que los resultados de documento «son solventes y reales», porque no se basan en una especulación o una proyección para un bloque, sino en datos de crecimiento de cada empresa avalada respecto a otra «gemela» sin ese apoyo para lograr la máxima homogeneidad.

En este sentido, el estudio, incorpora una muestra de 1.380 empresas, de las que 690 fueron beneficiarias del aval de Iberaval, mientras que el resto no contó con respaldo. Las candidatas de estee último grupo se seleccionaron sobre un conjunto de control de 28.959 compañías.