Una flota de 150 buses en plena renovación

Presentación de los autobuses a gas el 30 de octubre de 1997. El que aparece en la imagen aún forma parte de la flota de Auvasa. /Henar Sastre
Presentación de los autobuses a gas el 30 de octubre de 1997. El que aparece en la imagen aún forma parte de la flota de Auvasa. / Henar Sastre

37 de los vehículos de Auvasa tienen más de 20 años; el equipo de Gobierno de Óscar Puente ha adquirido 32 desde 2015

Las matrículas actúan como delatores. La flota de Auvasa, compuesta a 31 de diciembre de 2018 por 150 vehículos, tiene entre sus integrantes a algunos veteranos de esos que tenían la matrícula con las siglas VA, las cuatro cifras y el juego de dos letras. Placas tan antiguas que ya es raro encontrarlas en el parquemóvil de la ciudad, pero que aún lucen en 37 de los autobuses urbanos. 19 de ellos salieron a rodar por primera vez en el año 1997; otros 18 lo hicieron en 1999. Todos propulsados por GLP.

Renovar una flota que cubre cerca de siete millones de kilómetros al año es una tarea ardua y, sobre todo, costosa. Sin embargo, desde el año 2015 se han comprado ya 32 vehículos. Once de ellos son híbridos, repartidos entre los años 2016 (cinco) y 2018 (otros seis). Doce más, diésel, se añadieron en el año 2017 para poder realizar una renovación más rápida, siempre teniendo en cuenta que cumplieran las normas medioambientales a pesar de utilizar gasóleo, con motores Euro 6. Y es que la diferencia de precio entre unos modelos y otros es significativa.

Así, los doce autobuses diésel se pagaron a 228.300 euros cada uno. Sin embargo, los híbridos adjudicados a Vectia Mobility el año pasado salen en torno a 330.000 euros cada uno.

Los próximos tres en llegar, adjudicados a Iveco, contarán con un nuevo combustible, el Gas Natural (GNC), lo que conllevará que se instale una 'gasinera' en las instalaciones de Auvasa. Una obra que se adjudicó a Endesa y cuyo contrato es por cinco años, sin que se haya considerado en el pliego la posibilidad de surtir a otras empresas de transporte privadas, a pesar de que algunas han mostrado su posible interés. Y es que la gasinera se adecuará a las necesidades de la flota de Auvasa y del Servicio de Limpieza de Valladolid, para las que se ha proyectado un plan a largo plazo que incluye la adquisición, en cinco años, de cincuenta vehículos que utilizan este combustible.

«Será la primera gasinera en Valladolid», explica Luis Vélez, que confia en que pueda despertar el interés de otras distribuidoras por incorporarlas a sus estaciones de servicio. «Esperemos que haya campo, porque hay flotas privadas de autobuses que están interesadas. La que se instalará en Auvasa estará dimensionada para abastecer a 30 autobuses y 20 vehículos de limpieza», señala el concejal de Movilidad y Espacio Urbano.

Los nuevos paneles, listos en octubre

El Ayuntamiento de Valladolid inició hace unos meses el cambio de paneles informativos en las paradas de autobús, un proceso que costará 315.000 euros y al que ya le queda poco para cerrarse. El concejal Luis Vélez prevé que pueda estar concluido en el mes de octubre, cuando se acaben de instalar los 95 paneles nuevos. Hasta la fecha ya se han sustituido 40 de los más antiguos, que se habían quedado obsoletos, en algunos casos, después de transcurridas casi dos décadas desde su instalación.