El fiscal rebaja a cuatro años de cárcel su petición para el vecino del 'torreón del miedo'

Juicio celebrado en la Audiencia./R. J.
Juicio celebrado en la Audiencia. / R. J.

El acusado de amenazar e incendiar el piso de tres inquilinas está aún pendiente de otro juicio por amenazarlas

J. S.
J. S.Valladolid

El abogado defensor del vecino de 'torreón del miedo' reconoció ayer, al menos, la «mala relación» existente entre su cliente, José Andrés S. G., y el resto de residentes del bloque de once alturas del número 5 de la calle José Cantalapiedra (los otros 43 inquilinos) y que la «convivencia debe ser desagradable en esa comunidad». Lo es, sin duda, si bien el letrado argumenta que esta situación no puede suponer una «condena para mi cliente en ausencia de pruebas directas de que fuera el autor del lanzamiento de papeles ardiendo -tiene una condena previa por este mismo motivo- por el hueco del tendedero». Esto, según todos los indicios, pudo causar un incendio en la casa de las tres vecinas del segundo piso, a las que lleva años amenazando de muerte y con quemar su vivienda, el 29 de mayo de 2017.

Más información

La petición de absolución del acusado por parte de su abogado, sobre la base de la ausencia de pruebas, contrasta con las conclusiones del fiscal. Este rebajó ayer su solicitud inicial de siete años de prisión a cuatro al entender que el vecino del quinto sí tiró los papeles ardiendo y sí causó el incendio al colarse uno de ellos por la ventana de la cocina de las víctimas, pero lo hizo a través de una «acción imprudente», es decir, que «su intención no era abiertamente quemar la casa sino reforzar sus amenazas de muerte lanzando papeles ardiendo». El representante de la acusación pública, eso sí, considera que el delito de incendio por imprudencia grave con peligro para la vida de las personas ha quedado «plenamente demostrado», al igual que las amenazas de muerte previas vertidas esa misma noche. De ahí que solicite una condena a tres años de prisión por la imprudencia y un año más por las amenazas de muerte.

Las afectadas piden 19 años

La acusación particular, que representa a las tres víctimas (abuela, hija y nieta), también considera probados los hechos en el mismo sentido, aunque sí considera que «lanzó deliberadamente los papeles ardiendo para incendiar el piso». Así que eleva a quince años su solicitud de condena para José Andrés por un delito de incendio (deliberado y no por imprudencia) y pide cuatro más por las amenazas fruto de la reincidencia del acusado. Y esto último resulta innegable si se tiene en cuenta que fue condenado el 27 de abril de 2016 por amenazar con las mismas expresiones a las tres vecinas del segundo y el 6 de marzo de 2017 por hacerlo de nuevo -este último fallo le llevó a cumplir un año de prisión íntegro entre diciembre de 2017 y el mismo mes de 2018-.

Pero es que el hoy acusado, que tiene aterrorizados al resto de vecinos de su comunidad -según han reconocido ellos mismos-, aún está pendiente de un cuarto juicio por amenazas contras las tres víctimas.

 

Fotos

Vídeos