Fin de fiesta vandálico en Cogeces

Así quedó la plaza de la Constitución de Cogeces del Monte tras los actos vandálicos de un grupo de jóvenes. /Ayuntamiento de Cogeces
Así quedó la plaza de la Constitución de Cogeces del Monte tras los actos vandálicos de un grupo de jóvenes. / Ayuntamiento de Cogeces

Un grupo de jóvenes causa destrozos en la plaza de la Constitución en la madrugada del jueves tras la discomovida que ponía fin a la fiesta

Agapito Ojosnegros Lázaro
AGAPITO OJOSNEGROS LÁZAROCogeces del Monte

«Hoy nos hemos encontrado la recién remodelada plaza de la Constitución con enormes destrozos; las flores de jardineras destrozadas, los olivos arrancados y con la tierra fuera de ellas, un canalón roto…», se explicaba en el perfil de Facebook del Ayuntamiento de Cogeces del Monte este pasado jueves, ilustrando el texto con fotos en las que se podían ver los daños citados.

Este fue el resultado de la acción de un grupo de vándalos, jóvenes, pero ya de edad adulta, que, según ha explicado el alcalde cogezano, Fernando Esteban, terminaron su particular fiesta de San Isidro cometiendo estos actos narrados. Después de la discomovida con la que terminaba la celebración del patrón de los labradores, de madrugada, fue cuando la emprendieron con el mobiliario urbano de la plaza de la Constitución –incluso contra una propiedad privada- que acogía la primera celebración importante tras terminarse de remodelar hace apenas un par de semanas.

Ayuntamiento de Cogeces

Nada más levantarse, a las siete y media de la mañana, el alcalde recibió la llamada de un operario municipal que se encontró con este desolador panorama. La primera idea sugerida por el peón fue la de empezar la tarea de limpieza y reparar los desperfectos de forma inmediata. Pero la orden del alcalde no fue esa, sino que las instrucciones dadas a los trabajadores municipales fueron otras. En la citada red social indicó que «los operarios de limpieza tiene orden de no limpiar absolutamente nada para que todo el pueblo vea el poco sentido común que tienen esos jóvenes, que todos sabemos quiénes son».

Asimismo, continúa exponiendo que los autores «son incapaces de disfrutar de un día festivo sin hacer daño», subrayando que «es vergonzoso que tengan tan poco respeto por lo público y no sean conscientes de que esto lo pagamos todos, no valoran absolutamente nada el trabajo municipal y poca valentía demuestran al destrozarlo y no dan nunca la cara después. Se cursará la correspondiente denuncia para depurar responsabilidades», anunció Esteban, quien también transmitió este mensaje a través de la aplicación para teléfonos móviles: Bandomóvil. De esta forma vecinos y cogezanos que viven fuera del municipio tuvieron conocimiento de lo sucedido.

Esta decisión del regidor fue bien recibida y apoyada por los vecinos como una forma de escarmiento, de avergonzar el comportamiento incívico de los autores y para concienciar de lo importante que es respetar lo que es de todos. Y aunque algunos vecinos sugirieron al regidor que se mantuviese la plaza sin limpiar incluso varios días, al mediodía del jueves se procedió a limpiar la plaza y a reparar los daños. «Los vecinos están muy enfadados; hay mucha indignación en el pueblo, porque además da la casualidad de que siempre son los mismos. Unos jóvenes que ya tienen una edad, entre 28 y 30 años. Parecía que había pasado un ciclón por la plaza», ha declarado el alcalde a este periódico.

Además de las consecuencias de la denuncia cursada en el cuartel de la Guardia Civil de la localidad, los autores de los actos incívicos pueden estrenar la ordenanza de convivencia aprobada recientemente enfrentándose a una falta grave que puede costarles entre 750 y 1.500 euros.

La postura del alcalde es firme pero también es conciliadora, y está dispuesto a no aplicar la ordenanza si los responsables de los desperfectos piden disculpas y se hacen cargo de los daños que han causado. Les tiende la mano «pues son vecinos de Cogeces», explica, pero si no aceptan la buena disposición del Consistorio la ordenanza será aplicada.

Esta normativa municipal viene a dar respuesta a una serie de comportamientos que se reproducen y que se pretenden corregir, como sucedía con la celebración de la fiesta de los quintos, quintos que cada año realizaban numerosas pintadas por el municipio. Este año el regidor se reunió con ellos, pintaron pancartas y no el pueblo, permitiendo que una fuese colocada en el Ayuntamiento. La fiesta discurrió con total normalidad y civismo.