«Toc toc es una terapia para dejar de preocuparnos por aquello que no depende de nosotros»

Representación de la obra 'Toc toc'./JAVIER NAVAL
Representación de la obra 'Toc toc'. / JAVIER NAVAL

La exitosa comedia protagonizada por Sara Moros trata el trastorno obsesivo compulsivo desde el humor blanco

SILVIA SANZ

Un trastorno obsesivo compulsivo o TOC es una enfermedad mental basada en una alteración de la ansiedad caracterizada por ideas fijas que generan inquietud, temor, ansiedad o aprensión. Así es la vida de los seis personajes de 'Toc toc' que acuden a la consulta de un reputado doctor para tratar las manías que han desembocado en dicha enfermedad con un toque de humor. Esta exitosa comedia, caracterizada por «la empatía que produce ya que la gente se reconoce con los personajes de la obra», según el director Esteve Ferrer, llega al teatro Carrión de Valladolid el 11 de septiembre.

Desde ser incapaz de pisar las líneas verticales hasta tener que repetir cada frase dos veces. Los TOC de los protagonistas son tratados con un humor blanco para así «normalizar una situación que sabemos que está ahí, que es algo normal y que nos puede pasar a cualquiera», comenta Sara Moros cuyo personaje, María, tiene la necesidad «de comprobar compulsivamente todo». Peor parado sale Camilo, interpretado por Esteve Ferrer, quien a falta de uno, tiene tres TOC; «Camilo es aritmomaniático, necesita contarlo todo, además colecciona cosas y por si fuera poco tiene incontinencia verbal». Por su parte, Lili, el personaje de Laura Hernando, tiene palilalia y ecolalia, un trastorno menos conocido por el público que se basa en «un problema con el lenguaje y la expresión que le dificulta relacionarse de manera fluida con los demás», explica la actriz.

Esta representación, que cumple ya su décima temporada, puede presumir de ser la comedia más longeva en la cartelera madrileña. El «boca a boca» como dice Sara Moros ha sido una de las principales razones que explican su éxito. «Al principio nos sorprendíamos al ver cómo la obra triunfaba ya que estuvimos a punto de irnos fuera de cartelera, pero cuando la gente salía del teatro, se lo contaba a su familia y todos venían a vernos». La actriz explica que la obra «es una terapia divertidísima para dejar de preocuparnos por aquello que no depende de nosotros e ir al teatro a reírnos ya que la gente que sale de allí, lo hace con una sensación muy liviana y habiéndolo pasado muy bien».

Elenco de la obra 'Toc toc'.
Elenco de la obra 'Toc toc'. / JAVIER NAVAL

'Toc toc' no solo sirve para hacer reír al gran público, sino también para «poner en valor una enfermedad que existe y que la padecen un gran número de personas -actualmente el 2% de la población- y así tratar de desestigmatizarla», comenta Esteve Ferrer. «Gracias a esta función y al éxito que ha tenido, muchísima gente conoce el trastorno obsesivo compulsivo como una enfermedad y ya no consideran que aquel señor que tiene que apretar el botón del ascensor tres veces, por ejemplo, sea un 'bicho raro'». Incluso los propios actores reconocen que gracias a la representación tienen conocimiento de que un TOC es una enfermedad mental ya que hace diez años, cuando comenzó la obra, las personas que padecían este tipo de trastornos «eran personas extrañas y ya está», comenta Sara Moros, quien además ha hecho frente a sus manías gracias a la obra.

Por su parte, la mayoría de asociaciones de enfermos mentales han alabado y agradecido el trabajo de esta obra a pesar de que los trastornos que se representan se llevan al extremo de la comedia. «Nosotros hacemos en escena lo imposible para que el público se ría pero con esto lo que hacemos es normalizar una situación. No creo que estemos haciendo nada malo para los enfermos mentales», explica la actriz Sara Moros en referencia a la crítica que recibieron de una asociación de enfermos mentales que consideró que en la obra se burlaban de un trastorno como es el TOC.