«Mi pregón hablará del vallisoletanismo, de lo orgullosos que estamos por ello»

Pérez Gellida pregonero de las fiestas de Valladolid./Gabriel Villamil
Pérez Gellida pregonero de las fiestas de Valladolid. / Gabriel Villamil

César Pérez Gellida, escritor y pregonero de las fiestas de la Virgen de San Lorenzo de 2018

PATRICIA ORTEGAValladolid

El reconocido escritor vallisoletano se subirá hoy al balcón del Ayuntamiento a las ocho y media de la tarde para pregonar las fiestas de la Virgen de San Lorenzo, con el que se abren diez intesos días de jolgorio. Con motivo de tal «honor», César Pérez Gellida se dispone a hacerse con la ciudad mientras conversa con el periódico desde lo alto de la torre de la Catedral.

–Supongo que su reencuentro con Valladolid ha sido emotivo y más siendo elegido pregonero nada más regresar. ¿Qué significa para usted?

–Para un vallisoletano es todo un honor, más cuando has estado cuatro años viviendo en Madrid y dos en Argentina, vienes y según llegas tienes esa propuesta...

–Como ha mencionado en alguna ocasión, durante el pregón evitarás hablar de su obra y hacer guiños a esta para centrarte en los sentimientos. ¿Cómo lo enfocará?

–Hablaré sobre las emociones que uno tiene cuando regresa a su casa y se encuentra con lo que tiene en su cabeza desde que ha nacido. Todos esos sentimientos y emociones asociados a las plazas y las calles en las que has crecido, la gastronomía y tu gente... es lo que al final se convierte en recuerdos perennes en la memoria. Eso es lo que, cuando uno está fuera, echa de menos. Además, resaltaré la forma de ser de los vallisoletanos, del vallisoletanismo, de sentirnos orgullosos de cómo somos, de dónde vivimos, de cómo actuamos...

–¿Qué le ha llevado a volver a Valladolid?

–El volver a los orígenes, a las raíces, el sentirte en casa, querido, donde tienes tu círculo cercano de amigos y familiares. Reconoces olores, sabores... Es volver a la comodidad del feto, donde realmente te sientes cómodo y confortable.

–'Todo lo mejor' es la última obra en la que ha trabajado y que verá la luz el próximo 25 de octubre, ¿qué pistas puede darnos?

–Es una novela muy negra. Tiene dos ejes de argumento: la investigación criminal y un caso de contraespionaje. Está ambientada en el Berlín de los años ochenta. Si tuviera que decir que se parece a algún trabajo mío anterior, diría que es del corte de 'Sarna con gusto' o 'Memento mori'.

–Una vez comentó en una entrevista que comenzó en el mundo de la escritura por «culpa del insomnio». ¿Cómo va este insomnio, lo ha superado o aún le ayuda en su faceta como escritor?

–Hoy llevo desde las 03:10 horas despierto, creo que la respuesta está clara. Sigo con la misma historia; normalmente me levanto entre las cuatro y las cinco de la mañana. A esas horas iniciales de la mañana trabajo fenomenal, son las más provechosas hasta que levanto a mi hijo. Pero sigo con la misma historia, quizá por eso tengo un ritmo de producción tan elevado.

–Cinco novelas en nueve años es todo un récord.

–Sí, la verdad es que si el ritmo habitual en España es una novela cada dos años, yo lo estoy cuadriplicando. Pero esto no quiere decir que sea mejor o peor, es el ritmo de cada uno. A mí lo que me gusta es esto, no he tenido la necesidad de descansar. Quién sabe si en el futuro alguna vez me planto delante del 'bicho' y no se me ocurre ninguna palabra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos