El postre más vallisoletano abre el apetito para las fiestas

Reparto de la tarta. / Ramón Gómez

Las 7.000 raciones de tarta de la Virgen San Lorenzo se han repartido en menos de una hora

Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

Había temor a que el reparto de la tarta de la Virgen de San Lorenzo fuera peor que en otros años al realizarse esta vez fuera de los días de fiesta, pero como en pasadas ediciones, los vallisoletanos se han echado a la calle para degustar el postre más dulce de la ciudad. Media hora antes de comenzar el reparto, la cola de gente recorría la Acera de Recoletos desde la mitad de la vía hasta la Plaza Zorrilla y volvía sobre sí misma. Cerca de 5.000 personas que luego han sido muchas más, pues las 7.000 raciones repartidas por los concejales no han sido suficientes para que todo el mundo se llevara un dulce a la boca. Quienes seguro que sí han disfrutado de su porción fueron Fernando y Luis, los primeros en la larga fila tras llegar tres horas antes del inicio del reparto.

Como novedad para este año, el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Confitería, Rafael Mesonero, ha anunciado que la tarta se podrá degustar en las casetas de la Feria del Día tras el acuerdo con la asociación de hosteleros. De esta manera, todo el que quiera probar este postre elaborado con una base de hojaldre, crema de naranja y bizcocho de chocolate podrá hacerlo tanto en las casetas como en doce obradores vallisoletanos que lo venden hasta el próximo día 16. La entrega de tarta celebrada hoy jueves con la colaboración de Fecosva y el Ayuntamiento de Valladolid ha sido todo un éxito y para el presidente supone «una alegría ver cómo los ciudadanos y visitantes disfrutan y les gusta el postre».

Y vaya que si les gusta, pues más de uno recibía su pastel y se ponía de nuevo en la cola para coger otra porción. Hasta la Acera de Recoletos se han acercado muchos niños de la mano de sus abuelos, grupos de amigos y hasta algún perro que ha acompañado a su dueño y ha podido saborear la tarta. Los que han accedido a esas 7.000 raciones han merendado gracias a la receta creada por los confiteros de Valladolid, un postre que tan solo se elabora en la ciudad durante la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, aplaude la labor de los confiteros de Valladolid, «excelentes artesanos que lo hacen tan bien que no me extraña que la gente venga a disfrutarlo». A Redondo no le extraña el éxito del encuentro, pues considera que los vallisoletanos «somos muy dulces y muy callejeros».

No llegaba a la hora desde el inicio del reparto cuando el speaker ha dado la noticia menos esperada: «¡quedan solo 120 raciones!». La cola llegaba todavía por la fuente de Plaza Zorrilla, por lo que los que acudieron más tarde confiando en obtener su premio se quedaron con las manos vacías. La opción que les queda es buscar la tarta de la Virgen de San Lorenzo en los establecimientos vallisoletanos que se venderá estos días, que son Confitería Ricardo Blanco, Confitería Chus, Confitería Manjarrés, Confitería Menta y Chocolate, Confitería Vitín, Confitería Zorita, Confiterías Cubero, El Horno de Guiller, Labarga, Hermanos Marbán, Confitería La Rosca y Horno Bravo. Estos establecimientos fueron los encargados de elaborar las 7.000 raciones repartidas ayer de manera gratuita.