Los peñistas lucen la pañoleta más grande del mundo

Un miembro de la Coordinadora de Peñas mide la pañoleta. / Alberto Mingueza

Valladolid consigue un nuevo Récord Guinness al portar esta prenda de 10 metros de largo y 8,15 de caída

Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

Por si un Récord Guinness anual fuera poco, ahora los vallisoletanos pueden contarlos de dos en dos. Esta vez por iniciativa de las peñas, la ciudad es protagonista una vez más por superar uno de esos retos que alguien imaginó en algún momento de lucidez y que ahora ha sido batido en la que podría llamarse la capital mundial de los récords. El nuevo hito, que llega tan solo cinco días después del anterior, consistió en portar la pañoleta más grande del mundo. ¿Qué mejor momento que las fiestas patronales de Valladolid, cuando la ciudad se inunda de esas pañoletas moradas, para completar este curioso objetivo?

El sitio elegido para izar la pañoleta fue el Paseo de las Moreras, lugar de encuentro de los peñistas y una de las zonas con gran presencia de eventos durante estos días. Antes, esta gran prenda de vestir presidió la Plaza Mayor al estar colgada desde el pregón inaugural en el balcón del Ayuntamiento. Para portar la tela por la playa del Pisuerga bien hubieran venido las 1.900 manos gigantes que se levantaron el pasado domingo para conseguir el primer Récord Guinness de las fiestas, puesto que la pañoleta medía nada menos que 10 metros de largo por 8,15 de caída. Así lo certificó el notario de estos prestigiosos premios, quien con ayuda de los miembros de la Coordinadora de Peñas midió las longitudes sobre la arena.

Una vez certificado el hito, decenas de peñistas auparon la gran pañoleta con el lema 'Feria y Fiestas de Nuestra Señora de la Virgen de San Lorenzo' y la imagen de la santa, y después movieron con efusividad la pieza. Sobre todo cuando agarró el micrófono el speaker de la charanga Cucu Band, adorado por los peñistas más animados. Y no es para menos, pues los músicos amenizaron el recorrido de los peñistas desde la calle Paraíso hasta el lugar reservado para conseguir el récord. De hecho, ya en Moreras dieron una buena sesión de fiesta a los presentes, que no les quedó otra que acabar elogiándoles con un fuerte «¡vivan los músicos!».

El cielo gris y las rachas de viento no pudieron con los peñistas, que aunque algo apenados por celebrar su jornada con un tiempo más adverso que en los pasados días, disfrutaron igualmente en Moreras y celebraron como bien saben la consecución del Récord Guiness. Entre decenas de pañoletas, estas de tamaño estándar y unidas de árbol a árbol en el paseo de las Moreras, los peñistas desplazaron la que fue protagonista para izarla en un lugar sagrado para ellos esta semana y despedir así de la mejor forma un divertido día para las peñas. Como conquistadores del paseo de Moreras, los peñistas izaron su particular bandera, esa que les ha valido todo un Récord Guiness.