Un paréntesis para la tregua y la concordia en las fiestas de Valladolid

Familiares y amigos de los pregoneros, así como representantes institucionales, arroparon a Teloncillo

Los invitados conversan animadamente en el salón de recepciones del Ayuntamiento./Ramón Gómez
Los invitados conversan animadamente en el salón de recepciones del Ayuntamiento. / Ramón Gómez
Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

Los pregoneros estuvieron arropados por amigos, familiares, miembros de la corporación municipal y representantes institucionales y políticos. Estos, los políticos, se dieron una tregua en este acto festivo y, así, el alcalde, Óscar Puente, recibió como anfitrión con un cordial saludo al vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, pese a que ambos han protagonizado esta semana en redes sociales una buena enzarzada. En el balcón también estuvo el presidente de las Cortes, Luis Fuentes, así como los consejeros de Sanidad, Verónica Casado, y de Cultura, Javier Ortega. Francisco Igea confesó su afición por el teatro y por ello no dudó en calificar de «todo un gusto» el pregón de Teloncillo. No faltaron el rector de la UVA, Antonio Largo; el coronel Miguel Recio, de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, o la presidenta de la CVE, Ángela de Miguel, entre otros.

La concejala de Cultura, Ana Redondo, dijo que la elección de Teloncido ha sido «todo un acierto» porque «han tocado la fibra sensible» de los ciudadanos y han destacado que Valladolid es una «ciudad abierta capaz de acoger a todos los que quieran acercarse».