Hora de boquiabrirse

Primera sesión de fuegos artificiales de las fiestas de Valladolid. / Gabriel Villamil

Llegaron los fuegos artificiales y sus 'patapúm' coloridos acompañados de 'ooohhhs' asombrados

A. G. E.Valladolid

No solo hay música en la Plaza Mayor. También en el paraje de Caño Hondo se puede escuchar una sinfonía. Quizá las percusiones de Mayumana nacieran de haber escuchado con atención un festival pirotécnico, con silbidos luminosos acompasados con 'patapúm' coloridos y petardazos retumbantes. A mayor ritmo, más espectáculo. Y más música, que lo es, de la potente, de la que hace vibrar el suelo en las mascletás valencianas, de explosiones controladas a decenas de metros sobre el suelo, visibles desde los puentes y audibles desde casi cualquier punto de la ciudad.

Comenzó el festival, que tendrá cinco sesiones, la pirotecnia Global Foc, de Valencia, a la que seguirá hoy Pirotecnia Zaragozana y mañana Pirotecnia Tomás (Castellón). El jueves le tocará a Vulcano (de Madrid) y el viernes rematará la Pirotecnia Del Mediterráneo (Valencia). Llegó la hora de quedarse boquiabiertos. Por el asombro y por proteger los tímpanos de la música más atronadora.