El desfile de peñas enciende la mecha de las fiestas de Valladolid

Desfile de peñas en Valladolid. / Alberto Mingueza

Miles de personas disfrutan antes del pregón con los baños de agua y de vino en la Plaza Zorrilla

Álvaro Gómez
ÁLVARO GÓMEZValladolid

Música, baile, alboroto, pistolas de agua cargadas de vino y muchas ganas de fiesta. Las peñas lo han demostrado una vez más en un desfile multitudinario que mueve a miles de personas por las principales calles de Valladolid, esas que en los próximos días serán escenario principal de buena parte de las actividades programadas en la Feria y Fiestas de la Virgen de San Lorenzo. La diversión sin límite ha comenzado para los más tempraneros en la Acera de Recoletos con los Djs. Las primeras canciones que se han escuchado en las fiestas han sido las pinchadas por Queco, Yorska y Pablo Domenech, quienes han animado desde las 17:00 a cientos de jóvenes que esperaban con ansia este día marcado en sus calendarios.

No ha faltado el vino en los vasos ni en las camisetas como es costumbre, tampoco las pistolas de agua amateurs de los ciudadanos ni las mangueras más profesionales de los bomberos. Un chapuzón muy aclamado a pesar de marcar el termómetro 20 grados, pues ha servido para que las camisetas moradas del vino volvieran a coger su color blanco. Hasta la Acera de Recoletos llegaban grupos con bolsas, cubos, garrafas y hasta carros de la compra para desplazar el agua y el vino que esta tarde volaba por la Plaza Zorrilla. Los hay precavidos que han acudido con chubasquero e incluso flotadores y gafas de bucear. Otros, sin embargo, tomaban el sol sin camiseta tumbados a las puertas del Campo Grande. Y como siempre, hubo que avisar a algún despistado que estaba prohibido meterse en la fuente.

Los trajes de peña perdían su día de protagonismo por el ingenio de algunos disfraces. Un grupo de fichas de dominó, un luchador de sumo más delgado de lo normal, la plantilla completa de los Harlem Globetrotters y hasta un Spiderman que no ha parado de bailar el remix de Bohemian Rapsody cantado por toda la plaza.

Programa completo de las fiestas de Valladolid

El baño de los bomberos en la calle Miguel Íscar daba inicio al recorrido del desfile, que este año ha traído como novedad un escenario móvil sobre un camión adecentado para la ocasión. Para amenizar el paseo a los peñistas ha habido charangas y un batiburrillo musical formado por las jotas de las dulzainas en primera fila que por momentos quedaban apagadas por el ruido de la batucada.

La marea ha avanzado hasta el final del recorrido con las mismas ganas que en el inicio. Eso sí, a la Plaza Mayor había que entrar sin carros, por lo que los agentes de la Policía Municipal han tenido que intervenir decenas de ellos. En el lugar del pregón esperaba una gran pañoleta de diez metros de largo colgada del balcón que pretende convertirse en la más grande del mundo para así conseguir uno de los dos Récord Guiness de este año.

Los peñistas han esperado el inicio del pregón de Teloncillo para empezar las fiestas, esta vez con la presencia de muchos niños en la plaza para acompañar a la agrupación teatral que tantas obras infantiles ha representado.