¡Qué alegría que ha vuelto la Feria!

Arturo Corral, Josue D. Adán, Rodrigo valle, David Gutiérrez, Rodrigo Valle y Juan Cisneros disfrutando ayer de las atracciones del Real de la Feria/Alberto Mingueza.
Arturo Corral, Josue D. Adán, Rodrigo valle, David Gutiérrez, Rodrigo Valle y Juan Cisneros disfrutando ayer de las atracciones del Real de la Feria / Alberto Mingueza.

Un año más, la ciudad acoge a las atracciones en el Real de la Feria, el disfrute de niños y mayores

LUCÍA CARRERAVALLADOLID

El olor a patatas fritas, perritos calientes o chocolate. Las canciones del verano a todo volumen, o los niños comiendo algodones de azúcar. El tombolero haciendo rimas y repartiendo premios, los grupos de amigos riendo y la gente gritando por los veloces giros de 360 grados.

Han vuelto a Valladolid, como siempre por estas fechas, las atracciones del Real de la Feria. Son muchos los vallisoletanos que se acercan, septiembre tras septiembre, para disfrutar de largas tardes, en familia o con amigos, mientras suben a atracciones, ven puestos o juegan a la tómbola. Estas fiestas no serán una excepción.

Fotos

Llevan en nuestra ciudad desde el día 31 de agosto y se quedarán hasta el 23 de septiembre. Hay cerca de 140 atracciones, entre ellas, 'La Tómbola Antojitos', un clásico, lleva viniendo a nuestra ciudad desde hace 25 años. Su dueño, Juan Manuel Ortega, se preocupa «por innovar»,

Estela Martínez trabaja en el 'Rocket'. Su atracción llevan viniendo más de 20 años y, aunque asegura que sigue habiendo gente, reconoce que «este año está viniendo menos».

Otra de las típicas es 'El Rodeo'. Verónica Berrio y Óscar Martínez llevan la atracción. Verónica comenta que este año «la gente viene a horas más tardías que otros años». Además de estas, también están los coches de choque, el 'Giant XXL', el 'Boxer',el 'Gran Canguro' o La Noria y 'El Hotel', ausentes el año pasado.

Hay una gran variedad, tanto para niños, como para no tan niños. Rodrigo Valle y Arturo Corral, dos jóvenes universitarios, aseguran que vienen todos los años aunque no se suelen montar en las atracciones.

Los más pequeños, por su parte, montan en atracciones para su edad y disfrutan ganando premios en los distintos puestos de tómbola que hay en la feria. Rubén Rivilla tiene seis años, viene todos los años y ha elegido como premio de la tómbola para niños un avión porque «vuela y a mi me gusta volar».

Todo esta funcionando para que las atracciones hagan a los vallisoletanos poner la guinda del pastel a estas fiestas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos