La falta de camas en la UCI obliga al Clínico a atender a pacientes críticos en los pasillos

Paciente en el pasillo de la UCI del Clínico el pasado viernes. :: /EL NORTE
Paciente en el pasillo de la UCI del Clínico el pasado viernes. :: / EL NORTE

La gerencia reconoce la situación y estudia la ampliación de la Unidad de Cuidados Intensivos con cuatro nuevos boxes

Ana Santiago
ANA SANTIAGOValladolid

Ha pasado de ser más o menos anecdótico a una situación repetitiva. El aumento de la demanda asistencial en la Unidad de Cuidados Intensivos del Clínico ha obligado al servicio, en más de cinco ocasiones en un solo mes, a trasladar a los pasillos de la misma UCI a pacientes críticos.

La Gerencia del hospital destaca que «es cierto que, debido al incremento de ingresos por el aumento de la edad media y, por lo tanto, de patologías graves, ha habido que sacar a algún paciente ya valorado y pendiente de su traslado a planta fuera del box»; pero las mismas fuentes insisten en que, «permanece dentro de la UCI, perfectamente atendido y supervisado en todo momento, porque sigue dentro de la unidad. No ha habido nunca ningún problema asistencial, porque, además, son pacientes que ya se iban a una planta.»

Asimismo, el complejo explica que dado este incremento progresivo de personas que necesitan ingreso en UCI – «hay que tener en cuenta que es referencia de varias provincias y patologías»–, la Gerencia «ha hablado con los profesionales de este servicio y se está evaluando la posibilidad de acometer este año la ampliación de esta unidad con cuatro nuevos boxes».

Según explican fuentes de los trabajadores y sindicales, «la derivación de algunos postoperatorios atendidos tradicionalmente en la UCI y el ingreso de pacientes en otras unidades que, si bien cuentan con los medios necesarios no son atendidas por especialistas en Medicina Intensiva, ha sido una constante desde la dirección para maquillar la situación». Aun así, «al menos otros cinco casos más de enfermos han tenido que ser atendidos provisionalmente en el pasillo, desde el pasado día 11 de enero de 2019».

Explican asimismo que la UCI se encuentra obsoleta, con pasillos exteriores propios de la época de la inauguración del hospital que minimizan el espacio de unas habitaciones que son pequeñas y que cada vez están más llenas de aparataje. Destacan fuentes de UGT que «cuenta con el mismo número de puestos que hace más de 30 años, lejos de los estándares marcados por el propio Ministerio de Sanidad y recomendados por la Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC)» y destaca que no se han adoptado medidas de corrección como la utilización de la Rea (Reanimación). Asimismo, fuentes hospitalarias también inciden en que el paciente más habitual en estos espacios de vigilancia intensiva «son más ancianos, con más enfermedades de base, necesitan estancias más prolongadas, son sometidos a procedimientos técnicamente más complejos y su manejo es más difícil». Y que «hay que recordar que la Medicina Intensiva es la especialidad que atienden a los pacientes más graves en las UCI», con cinco años de formación específica vía Mir y que, en el caso del Clínico, «el número inadecuado de camas de Cuidados Intensivos se intenta suplir con las de otros servicios llevados por otros especialistas, lo cual repercute en la asistencia prestada». Esto hace que «casi ya uno de cada cuatro pacientes cuyo destino debería ser la UCI acaben ingresados en otras áreas». En ocasiones, «el traslado ha sido al pasillo y, en otras, incluso otro centro hospitalario algo relativamente frecuente para poder atender demandas de complejos asistenciales cercanos o de las propias Emergencias del 112».

Indican las mismas fuentes que el problema se agudiza los fines de semana, en los que solamente hay un intensivista para toda la UCI. El trabajo se saca adelante «gracias a la voluntariedad del que sale de guardia que se queda para echar una mano al compañero que se incorpora». Asimismo, «la profesionalidad del personal de enfermería, sobrecargado también con estas situaciones, permite poder llevar a cabo la asistencia».