Fallece a los 79 años el catedrático de anatomía de la UVA Enrique Barbosa

Foto de archivo de Enrique Barbosa./El Norte
Foto de archivo de Enrique Barbosa. / El Norte

Decano de la Facultad de Medicina entre 1983 y 1992, llevó a cabo importantes iniciativas para modernizar sus instalaciones

El Norte
EL NORTEValladolid

El pasado martes, primer día de 2019, falleció el catedrático de Anatomía Humana y Embriología de la Universidad de Valladolid, Enrique Barbosa Ayúcar, a los 79 años. Había sido decano de la Facultad de Medicina y director del Departamento de Anatomía Humana, Embriología y Radiología de la Universidad vallisoletana. Aunque nacido en Plasencia (Cáceres) el 22 de agosto de 1939, estudió la carrera de Medicina en Valladolid, donde en 1967 obtuvo el título de doctor. Fue, sucesivamente, profesor adjunto, profesor agregado y, ya en los años 80 del siglo pasado, catedrático de Anatomía Humana y Embriología.

Junto a la labor docente como profesor y maestro de varias generaciones de médicos, Enrique Barbosa ha sido el decano de Medicina que más tiempo ha ejercido el cargo, entre 1983 y 1992, en tiempos convulsos para la profesión. Afrontó asuntos como la integración de los profesores clínicos en la Universidad y, sobre todo, las dudas surgidas nada más iniciar su labor decanal acerca de la función del Hospital Clínico Universitario de Valladolid después de haber sido integrado en el INSALUD. Este hecho, unido a la no convocatoria de plazas de dirección de dicho centro hospitalario, provocó sonadas protestas de alumnos y profesores a mediados de los años 80. El profesor Barbosa también afrontó con talante crítico algunos de los aspectos de la política universitaria del ex ministro socialista José María Maravall y, junto a otros decanos, se opuso a la regulación por el gobierno de la nación, vía decreto, de las incompatibilidades en los docentes asistenciales de las Facultades de Medicina y las Escuela de Enfermería, pues fijaban responsabilidades y horarios considerados lesivos, sobre todo en lo referido a percepciones económicas.

En un ámbito más doméstico, durante su decanato impulsó medidas para modernizar las instalaciones de la Facultad de Medicina, ente ellas la construcción de la cafetería, el anfiteatro, la biblioteca y el Aula Magna, y fue el iniciador de los actos de fin de curso como medio para afianzar el vínculo entre las Facultades y los alumnos que abandonaban la Universidad. Enrique Barbosa formó parte del Consejo Social de la Universidad en sus comienzos, en 1986, y era miembro de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid.