«Las estaciones de tren son un marco para la creatividad fotográfica»

Alejandro Pérez, delante de su fotografía selecionada por el jurado. /J. M.
Alejandro Pérez, delante de su fotografía selecionada por el jurado. / J. M.

Alejandro Pérez es uno de los 40 fotógrafos selecionados para la exposición 'Caminos de hierro', que se muestra hasta el 11 de febrero en la estación Campo Grande

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Alejandro Pérez es uno de los tres fotógrafos castellanos y leoneses que participan en la exposición 'Caminos de hierro', que se muestra estos días en la entrada principal de la estación de Renfe Campo Grande de Valladolid. Su imagen, bautizada 'Crossing lives', ha sido seleccionada por el jurado formado por otros fotógrafos y una historiadora.

Las obras proceden de la selección de un concurso que efectuó la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, dedicada a recoger los valores culturales y épocas de este medio de transporte, en el que participaron 3.697 fotografías presentadas por 1.585 autores de 62 países. Es el ferrocarril es que se convierte en el centro de las imágenes, que luego serán expuestas en 12 vestíbulos de Renfe durante este año.

En octubre pasado se fallaron los premios en Madrid, y la muestra, que estará hasta el 11 de febrero en el Campo Grande, ha sido ya vista en las estaciones de Córdoba y Caceres.

Para Alejandro Pérez, fotógrafo aficionado, las estaciones de trenes recogen muchas opciones para ser plasmadas por los artistas de la imagen.

«Este concurso admite muchas posibilidades imaginativas y escenarios. Desde las vías hasta las estaciones, pasando por los viajeros que por ellas pasan. Son momentos muy concretos que llegan al corazón», explica.

Su obra, el abrazo y cruce de vidas, se captó en la estación de Nuevos Ministerios de Madrid. «Fue un día con mucho movimiento de gente, y en un momento me detuve para ver las cosas que ocurrían. Y así la capté, con una exposición un poco larga para que el abrazo quedase congelado con los paseantes de alrededor», recuerda.

Pérez, que ha fotografiado también el tren mallorquín de Soller, con una estación muy antigua, considera tanto el ruido como el silencio de los vestíbulos, valores para el arte fotográfico. Son un marco para la creatividad«, apostilla.

«Lo que más me choca de algunas estaciones es que estén vacías por momentos y de repente llega un tren y empiezan a descender personas que salen y entran. Y cuando eso termina, regresa el silencio. No como en las grandes, en las que siempre ocurren cosas. Pero hay que esperar como fotógrafo percador, por si pican», ironiza.

Alejandro Pérez, que reside en Palencia, resalta también la soledad de los viajeros en las estaciones. «Señoras mayores que tiran de su maleta y a las que nadie va a esperar, o la estética de las vías del tren», son algunos de los escenarios que trata de captar.

El primer premio de esta edición de 'Caminos de hierro' se lo ha llevado Cristina Bezanilla Echeverria, una licenciada en Bellas Artes, que aunque nacida en Huesca (1965) trabaja y vive entre Cantabria y Madrid. Su fotografía fue tomada en 2017 en el tren de Hanoi a Ho Chi Minh (Vietnam), una unidad ferroviaria que es conocida como el Expreso de la Reunificación. La fotógrafa captó durante un recorrido de 14 horas la imagen de una mujer dormida.