Entrenamiento en el gimnasio sin máquinas

Guillermo Martín, en su gimnasio.F. Fradejas/
Guillermo Martín, en su gimnasio.F. Fradejas
Guillermo Martín, Wellness Center Playfit (Medina de Rioseco
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

No para. Siempre va corriendo de aquí para allá. Corre porque le gusta el deporte, pero también porque su nuevo proyecto profesional le exige cumplir de forma rigurosa con los horarios acordados con sus clientes. Guillermo Martín es un joven riosecano que acaba de ver cumplido su sueño. Ha convertido su pasión por el deporte en su profesión al abrir su gimnasio, Wellness Center Playfit, en el pueblo que le vio nacer. Y lo ha hecho desde una nueva perspectiva, ya que en su gimnasio, el entrenamiento sin máquinas es el verdadero protagonista.

Siempre ha sido un apasionado del deporte. De pequeño jugó al tenis, más tarde al pádel y también al fútbol. A la hora de elegir estudios se decantó por el grado superior de Gestión Forestal y Medio Natural, pero pronto se dio cuenta de que aquello no era lo suyo, ya que quería dedicarse profesionalmente al deporte. Así que decidió cambiar de rumbo y estudiar el ciclo formativo en Animación de Actividades Físico Deportivas, y más tarde hizo el grado universitario de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte en León, que terminó en junio del año pasado. «Compaginé la carrera con mi trabajo como monitor deportivo en el Ayuntamiento de Rioseco. Daba clases de natación y de otros deportes a los niños durante las vacaciones escolares. Fue algo realmente satisfactorio y que me hizo darme cuenta de que quería montar mi propia empresa», relata este joven de 25 años.

Su familia ha sido un gran motor para este emprendedor. Su apoyo, energía y consejos le ayudaron en los inicios, que siempre son complicados. «Mi madre me ha apoyado económicamente y me ha cedido un local de su propiedad. Eso ha sido fundamental, ya que si no la inversión inicial hubiera sido mucho más elevada. Siempre tuve claro que quería emprender en mi pueblo, donde hay una gran actividad deportiva. Y en cuanto terminé la carrera, en junio, empecé con los trámites para arrancar lo antes posible», cuenta este entrenador personal.

Wellness Center Playfi

Emprendedor.
Guillermo Martín Pérez (25).Técnico de Animación de Actividades Físico deportivas y Grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte.
Fecha inicio de la actividad.
octubre de 2018
Contacto.
C/ Matadero, 1 47800 Medina de Rioseco Telf: 651 907 872

Tras una pequeña reforma en el local, que decoró a su gusto, compró todo el material para el desarrollo de la actividad. «Aunque la mía es una pequeña empresa, el papeleo que necesité para la puesta en marcha fue complicado. Todo debería ser mucho más sencillo. En octubre tuve todo listo para abrir las puertas de mi gimnasio», dice Guillermo, quien pudo capitalizar su paro.

Presume de que Wellness Center Playfit no es un gimnasio al uso. Para él las máquinas y aparatos son totalmente prescindibles y lo único indispensable es la formación y la experiencia que le avalan como profesional en materia deportiva y que le permiten analizar las circunstancias, necesidades y objetivos de cada persona, y diseñar planes de ejercicios personalizados. Guillermo plantea a sus clientes infinitas opciones de rutinas con ejercicios en los que lo principal es divertirse. «Trabajo con grupos reducidos de 4 a 8 personas. Los agrupo en función de la edad, características físicas y de sus objetivos, porque no se pueden hacer los mismos ejercicios con un grupo en el que todos quieran adelgazar, que con otro que quiera prepararse para una maratón», informa. «Siempre programo actividades específicas para cada persona. Soy entrenador personal y estoy pendiente de cada cliente, en cada momento», añade.

No hace dos entrenamientos iguales y cuando hace buen tiempo aprovecha para entrenar al aire libre. Imparte pilates, GAP, entrenamiento en suspensión, entrenamiento funcional y es el organizador de la actividad escuela de 'running' que ofrece el Ayuntamiento de Medina de Rioseco a los niños y jóvenes del municipio. «Nunca me han gustado los gimnasios tradicionales con máquinas. Sinceramente, creo que pueden llegar a aburrir a los clientes. Yo tenía claro que quería ofrecer algo diferente, porque entrenar como yo lo hago es más divertido y hace que la gente sea más constante y logre antes sus objetivos. Con muy poquito material, pero trabajando a fondo, se pueden lograr unos resultados espectaculares», dice convencido este emprendedor, que usa en sus entrenamientos balones fitball, pelotas de pilates, gomas elásticas, gomas de TRX, mancuernas y sobre todo, mucho ingenio.

«Por petición expresa de los clientes, acabo de empezar a impartir también clases de 'spinning'. Me lo han pedido tantas veces, que al final he comprado unas bicicletas. Serán tres sesiones de una hora a la semana y el precio será de 30 euros al mes», informa.

Sube las persianas a las 8:30 de la mañana y la cierra a las 22:30 horas. Entre medias se organiza para atender algunos pueblos de la comarca de Tierra de Campos en los que realiza actividades deportivas. «Doy gimnasia de mantenimiento en Urueña y Villavicencio de los Caballeros. Allí los grupos son más heterogéneos. La mayoría son mujeres, de diferentes edades y características, y siempre intento hacer ejercicios que les vengan bien a todas. Me encanta trabajar en los pueblos, ya que creo que el deporte es un buen método para potenciar el medio rural y para ayudar a sociabilizar a las personas, que se divierten mientras hacen deporte. En estas clases, mi principal objetivo es mantener el físico y evitar los dolores, por eso trabajo mucho la espalda, para que estén ágiles y saludables. Eso es lo más importante», recalca.

Próximamente también, con la colaboración de una nutricionista y para completar su carta de servicios, Guillermo ofrecerá dietas saludables a sus clientes, a los que realizarán un completo seguimiento.