La energía eólica inyectará en 2019 más de 17 millones a Valladolid y trece pueblos

Vista general de Peñaflor de Hornija, uno de los municipios con mayores ingresos por los eólicos en Valladolid. /R. Gómez
Vista general de Peñaflor de Hornija, uno de los municipios con mayores ingresos por los eólicos en Valladolid. / R. Gómez

Están autorizados 14 parques con 170 aerogeneradores, 22 de ellos por primera vez en término vallisoletano

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

La lotería de la energía eólica ha caído casi íntegra en trece municipios de los Montes Torozos y en la propia capital, que antes del 31 de diciembre de 2019 deberán tener en funcionamiento catorce nuevos parques que Gas Natural Fenosa y el grupo WPD nominaron en Valladolid para producir parte de los megavatios adjudicados en la subasta de renovables celebrada el pasado año. Todos están ya autorizados por la Junta de Castilla y León, pendientes de que los ayuntamientos comiencen a aprobar unas licencias de obra que reportarán ingresos millonarios para las arcas de estos municipios.

Las cifras son vertiginosas. Tanto, que la propia Diputación se ha encargado recientemente de ofrecer una formación a secretarios e interventores de estos ayuntamientos para poder realizar las gestiones necesarias en proyectos de tal envergadura. La primera, la de la inversión global: sumará en torno a quinientos millones de euros, a través de la instalación necesaria para que más de 160 aerogeneradores produzcan la energía suficiente para evacuar a través de la subestación eléctrica de La Mudarra o de la de Tordesillas. Superarán, en total, los 500 megavatios (298,55 de Gas Natural y 225 de WPD), con entre 800.000 y un millón de euros de inversión por cada uno de ellos, según calcula el sector.

Los municipios agraciados con este reparto de parques eólicos recibirán así alrededor de 17 millones de euros, calculados en función del ICIO (Impuesto de Construcciones y Obras) que oscila –dependiendo de cada ayuntamiento– entre el 3% y el 4% del presupuesto de ejecución material. Son trece (Valverde, Castromonte, La Mudarra, Rioseco, Valdenebro, Torrelobatón, Torrecilla, Barruelo, Berceruelo, Velilla, Villasexmir, Castrodeza y Villalba, y Tordesillas con otro proyecto), pero se incorpora también por primera vez la capital vallisoletana, con una previsión de 22 aerogeneradores, 76 megavatios y entre 2,5 y 3 millones de euros de ingresos para las arcas municipales (vendrá determinado por el precio de inversión de cada megavatio, entre 800.000 y un millón de euros). Los de la ciudad se distribuirán entre dos parques previstos en Torozos –Navillas y Navabuena Norte–, en unas parcelas que pertenecen a la capital en esa comarca, entre los términos de Villanubla y La Mudarra. Hay a su vez, según la información que maneja el departamento de Urbanismo de Valladolid, otros 16 aerogeneradores previstos en el término vallisoletano, pertenecientes a cuatro parques que aún no están autorizados.

Las renovables reavivarán así la economía de una comarca acostumbrada ya a los ingresos procedentes del viento. Castromonte, con 23 aerogeneradores actualmente y unos ingresos anuales a través del impuesto de bienes de carácter especial de 92.000 euros, prevé ingresar en los próximos cuatro meses 3,6 millones de euros de otros 52 molinos de viento. Más de tres millones y medio de euros en un municipio que desde hace años echa un pulso a la despoblación y que enumera en su padrón a 315 habitantes. «Lo que ingresaremos a través del ICIO es una barbaridad pero hay que ser conscientes de que es una oportunidad para un municipio como éste, que hay que tener una buena capacidad de gestión para saber aprovecharlo y que ese dinero pueda reportar grandes beneficios para los vecinos», señala el alcalde, Heliodoro de la Iglesia.

En su mente existen numerosos proyectos ideados para generar servicios en el municipio y la comarca, «que va a ser la más rica de la provincia». De ahí que solicite ayuda para que la Administración asesore a los municipios para poder invertir de forma correcta estos ingresos. «Porque si no lo vamos a meter en el banco, y ese dinero ahí parado no puede estar. Estamos en un mundo rural cada vez más envejecido, que necesita residencias para mayores, servicio de fisioterapia, o lugares donde proyectar el sector eólico, un centro de interpretación», enumera.

415.000 euros anuales en Peñaflor

Hace seis años que otro municipio cercano, Peñaflor de Hornija (305 habitantes), es la envidia de los ayuntamientos de la comarca y del resto de la provincia. Desde que las primeras empresas de energía eólica se fijaran en su término, con hasta setenta aerogeneradores que cambiaron el paisaje, recibe anualmente 415.000 euros en ingresos procedentes del canon por ocupación de terrenos, del impuesto sobre bienes inmuebles de características especiales y del de Actividades Económicas.

En total, según cuantifican fuentes municipales, Peñaflor ha recibido desde el año 2013 unos dos millones de euros. «Antes de la instalación de los parques eólicos el presupuesto de ingresos de este ayuntamiento apenas alcanzaba los 300.000 euros, actualmente se ha estabilizado en torno a los 700.000», añaden.

Al menos un trabajador previsto en el montaje por cada uno de los 500 megavatios a producir

L. S.

Restaurantes, comercios y hoteles del entorno de Valladolid se preparan para recibir el grueso de trabajadores que durante el año 2019 se encargarán de levantar los parques eólicos autorizados. Según estiman desde WPD, uno de los grupos impulsores de estos proyectos, habrá al menos un trabajador por cada megavatio producido (525 previstos). «Aunque es muy subjetivo, porque el impacto de estos proyectos es muy superior, también con empleo indirecto en la fabricación», precisan.

Las empresas promotoras cuentan normalmente con empresas nacionales y autonómicas especializadas en cada campo, aunque procuran que sean «de cada comunidad autónoma». «Serán cientos de trabajadores, que comen, toman café, se alojan en hoteles de la zona, al final conlleva unas consecuencias económicas muy destacadas», señalan desde Ibervento.

Eugenio Tejerina, secretario de la Asociación de Promotores Eólicos de Castilla y León, reconoce que el crecimiento en este tipo de instalaciones será «sustancial» en la provincia de Valladolid y admite que la inversión prevista, que supera los quinientos millones de euros, «generará unos retornos muy importantes en las localidades donde están previstos, pues las labores de construcción generan cuantiosos ingresos a través del impuesto de obras».

¿En qué se traducen estos ingresos para los vecinos? En Peñaflor pagan los tipos mínimos que permite la ley en el IBI y en el impuesto sobre vehículos, mientras que el de construcciones ha bajado del 2,5% al 1,5% y las tasas sobre el agua y la basura hace más de seis años que permanecen congeladas. «Obviamente no hay deuda financiera ni con proveedores, se han podido acometer inversiones en todo tipo de infraestructuras municipales y se ha podido afrontar sin problemas el gasto corriente, sin olvidar el empleo, que se ha podido contratar a vecinos que hasta ese momento estaban desempleados. En cualquier caso, con un criterio de prudencia y sin inversiones faraónicas», matizan.

Con los más de 160.000 euros anuales que Torrelobatón recibe de sus 33 aerogeneradores, el Ayuntamiento ha podido también «sanear y pagar facturas pendientes», mientras que en época de crisis le permitió realizar obras de otra forma impensables. «La inversión ha sido altísima, en calles, en alumbrado público, en la reforma del centro cultural, en la cubierta del polideportivo, en renovar la piscina...han sido muchísimas», admite la alcaldesa, Natividad Casares.

Los aerogeneradores insuflan oxígeno a las arcas de una comarca conformada por pueblos pequeños. En los 5.000 euros de Torrecilla de la Torre (30 vecinos) o en los más de 12.000 que ingresa San Pelayo (54 habitantes).

En Castromonte, que esta misma semana tenía previsto conceder la licencia a uno de los parques, abogan por reunirse todos los ayuntamientos para gestionar los ingresos pensando en comarca. Tanto Gas Natural como WPD preparan ya el diseño, la obra civil, los componentes y demás material para comenzar las obras en cuestión de semanas. «Se retrasa porque la mayoría de los ayuntamientos son pequeños y tienen pocos medios para proyectos así», admiten desde el grupo WPD, promotor de seis proyectos.

Junto a esta media docena, existen otros ocho aprobados para Gas Natural Fenosa Renovables y uno más que compartirán los términos de Velilla y Tordesillas a cargo de Energía Eólica de Castilla, que inyectará ingresos a los dos ayuntamientos. En el caso del de Tordesillas, más de 170.000 euros por los dos aerogeneradores previstos.

 

Fotos

Vídeos