La empresa revisará el firme de la acera del Puente Mayor de Valladolid para evitar el 'efecto muelle'

Obras en el Puente Mayor de Valladolid./J. S.
Obras en el Puente Mayor de Valladolid. / J. S.

Los operarios prevén asfaltar la calzada en dos semanas y reabrir el paso completo el día 19

J. Sanz
J. SANZVALLADOLID

Las quejas trasladas al Ayuntamiento por los cientos de peatones que a diario cruzan el Puente Mayor por la única acera abierta, por ahora, del paso sobre el río más veterano de la capital (la del lateral izquierdo) han llevado a la empresa encargada de los trabajos de rehabilitación a comprometer una revisión del firme de caucho antideslizante colocado en esa acera fruto de los botes, y es literal, que dan los viandantes al pasar por ellas. El problema, al parecer, se encuentra debajo de este suelo amarillento que las primeras semanas de uso ha ennegrecido ya y que se extendió sobre unas planchas de chapa galvanizada que, según reconoce el propio concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, «provocan un 'efecto muelle' al pisar sobre ellas». Esto, en principio, se ha intentado evitar en la acera de la derecha (ya rematada a falta de la colocación de las luminarias de las farolas) «extendiendo una mayor capa de mortero», una solución que previsiblemente se intentará aplicar al otro lado del tablero, abierto desde agosto.

Primeros actos vandálicos

Las obras, por lo demás, están prácticamente listas a falta de «los últimos remates, de la revisión de la tarima de la acera del lateral izquierdo para evitar las molestias al pisar y del asfaltado de la calzada», según confirmaron ayer fuentes de la empresa que está ejecutando unos trabajos que comenzaron el 15 de mayo y que prevén concluir en un par de semanas, tres antes de lo previsto (el plazo concluía el 10 de octubre). «Hemos programado las labores de asfaltado para el día 18 y, si todo va bien, el puente podría abrirse al completo al día siguiente», anticiparon.

Lo que sí tienen claro los operarios es que dejarán para el último minuto la colocación de la hilera de luminarias del lateral derecho del tablero después de que las instaladas tres meses atrás en el izquierdo hayan sufrido los primeros actos vandálicos. «Nos hemos encontrado con un farol roto literalmente a palazos, que se ya se ha repuesto, y preferimos esperar un poco para colocar los que faltan al otro lado», apuntaron las fuentes consultadas.

Lo que no han tocado los operarios de la empresa adjudicataria (Haral 12), ya que de eso se encargarán los trabajadores municipales en cuanto terminen las obras, son las barandillas exteriores de hierro forjado, que se consolidarán y pintarán en el mismo tono rojizo de las farolas y de las nuevas vallas (más altas que las anteriores) que separan la calzada de las aceras con el fin de proteger a los peatones. La barandilla actual presenta un corte a medio camino del tablero por la acera de la izquierda (siempre en sentido de salida hacia La Victoria) y está hundida ligeramente hacia el río, lo que también ha generado más de una queja de los ciudadanos ante la aparente inseguridad que genera.

Los trabajos se centraron inicialmente en el lateral izquierdo del tablero de 153 metros de longitud por 12,6 de ancho, que permaneció cortado al tráfico durante prácticamente tres meses; mientras que las obras al otro lado apenas van a durar un mes. «Los trabajos en este lateral han sido más sencillos y por eso se han reducido notablemente los plazos para concluir la obra», señalan.

Más espacio peatonal

El Puente Mayor, construido en el siglo XI, aunque con diversos añadidos modernos, muestra ya su nuevo diseño, con aceras más anchas (de 2,71 metros frente a los 2 anteriores), en la que se han colocado 34 farolas simples (antes eran dobles) y una valla separadora de una altura similar a la de la barandilla exterior. Las dos calzadas se vehículos se han estrechado (de 2,90 metros cada una), aunque se mantienen ambas en un único sentido de la circulación, hacia la avenida de Salamanca y la carretera de Gijón.

El paso, de momento, continúa abierto solo por el lateral izquierdo y continúa siendo el escenario de retenciones en las horas punta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos