Emilio Álvarez toma posesión como subdelegado del Gobierno en Valladolid

Toma de posesión de Emilio Álvarez./H. S.
Toma de posesión de Emilio Álvarez. / H. S.

Recalca que a corto plazo su objetivo es trabajar para que la normalidad marque las próximas citas electorales

El Norte
EL NORTEValladolid

El nuevo subdelegado de Valladolid, Emilio Álvarez, aseguró hoy en su discurso de toma de posesión que la lucha contra la despoblación es el principal reto que asume, aunque a corto plazo su esfuerzo se centrarán en las dos próximas citas electorales para garantizar que todos los vallisoletanos puedan ejercer su derecho al voto con normalidad.

Álvarez, que reconoció que nunca imaginó que terminaría su carrera política como subdelegado del Gobierno, confesó que asume el cargo «con la máxima ilusión al ser un funcionario público que cree en la política para defender los intereses de todos los ciudadanos de la provincia y para intentar mejorar su nivel de vida». Además, afirmó que no se marca plazos y que «desde el primer al último día« trabajará »con el mismo empeño«.

También apeló a la «sincera y leal colaboración de todas las administraciones públicas, Junta, Diputación, ayuntamientos y a la participación de todos los agentes sociales y de todas las organizaciones, entidades y colectivos ciudadanos, y de toda la sociedad, para afrontar los problemas que tiene nuestra provincia».

Álvarez situó a la despoblación como el problema más preocupante, además del paro, y apuntó que las soluciones deben pasar por la conservación del patrimonio cultural, la potenciación de la agricultura y la ganadería, el impulso a la industria y la «mejora de la sanidad, la educación, las infraestructuras y los equipamientos públicos, las pensiones, los servicios sociales, y el transporte público, así como la financiación para que las entidades locales dispongan de mayores fondos».

El nuevo subdelegado se licenció en Filosofía y Letras, Sección de Filología Románica, por la Universidad de Valladolid. Es profesor de Educación Secundaria y Catedrático de Lengua Castellana y Literatura y ejerció en la Sección de FP de Tordesillas de 1980 a 1986 y director del Instituto de FP de la localidad, entre 1986 y 1987.

Fue concejal del Ayuntamiento entre 1983 a 1991 y de 1995 a 2003 y diputado provincial de Valladolid, de 1987 a 1991 y de 1999 a 2007. Igualmente, fue alcalde de Tordesillas, de 1991 a 1995 y de 2003 a 2007, y presidente del Grupo de Acción Local de la Zona Centro de Valladolid de 2003 a 2007.

Por otra parte, fue vicepresidente de la Comisión de Educación de la FEMP (Federación Española de Municipios y Provincias) de 2003 a 2007 y vocal del Consejo Escolar del Estado y del Consejo Escolar de Castilla y León de 2003 a 2007. Como representante político, fue diputado por Valladolid en el Congreso en la IX Legislatura (2008-2011) y senador desde 2011.