Las elecciones sindicales de Renault citan en las urnas a un récord de trabajadores

Fábrica de motores de Renault en Valladolid. /J. G. C.
Fábrica de motores de Renault en Valladolid. / J. G. C.

Más de 11.200 empleados de la empresa, de los que casi 10.000 trabajan en Valladolid y Palencia, elegirán a sus representantes el día 21

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONAVALLADOLID

Las elecciones sindicales que tendrán lugar el próximo jueves día 21 en Renault España marcarán un hito en cuanto a censo electoral. Aunque la plantilla de la empresa se encuentra ahora algo por debajo de la cifra alcanzada en 2017, el buen momento de actividad que vive el fabricante y, en particular sus factorías de Valladolid y Palencia, hace que nunca haya habido tantos trabajadores convocados a las urnas. Serán unas 11.200 personas en total, de los que 7.200 desarrollan su labor en las instalaciones vallisoletanas y más de 2.400, en la de Villamuriel de Cerrato. En Sevilla hay 1.200 y el resto están en Madrid. En las elecciones de 2014, el censo de trabajadores de la compañía Renault era de 10.500 personas.

Mucho han cambiado las cosas en el seno de la delegación en España del constructor francés en los cuatro años largos transcurridos desde la última cita electoral. En aquella ocasión –octubre de 2014–, el Kadjar aún era solo un proyecto, como tampoco existía aún la nave de inyección de aluminio. También durante este último periodo Renault aprobó su III Plan Industrial, con las inversiones que han hecho posible la llegada de más carga de trabajo y, con ella, nuevos empleos.

El año pasado, las dos factorías de ensamblaje produjeron casi 490.000 automóviles, entre Méganes, Captur y Kadjar; mientras que la fábrica de Motores dio salida a 1,43 millones unidades, con tendencia al alza de los de gasolina. Según las previsiones para el presente ejercicio Renault, que acaba de renovar el todocamino palentino, estrenará además coche en Valladolid y ya trabaja en la transformación de la nave Zero Emisions en una línea de montaje de baterías, en lugar del Twizy. Ya en 2020 lanzará los primeros modelos con motores híbridos enchufables, entre los que estarán el Mégane y el Captur.

«El nivel de temporalidad que tenemos no es sano, queremos más empleo estable»
Laura del Ser. EL NORTE

«El tiempo nos ha dado la razón y ha demostrado que la firma del pacto social que hizo posible la llegada del plan industrial ha puesto las fábricas a un 100% de capacidad, con periodos de hasta cuatro turnos en Palencia y tres en Valladolid, además de incrementar la plantilla de Motores de 1.700 a 2.400 personas», manifestó Laura del Ser, secretaria general de UGT en Renault.

En su opinión, una actividad quizá aún incipiente como es la inyección de aluminio es «importantísima, mucho más de lo que pueda parecer ahora, porque hace posible que todo el proceso de los motores se lleve a cabo aquí, con lo que supone para la carga de trabajo a largo plazo». También las baterías que sustituyen al Twizy tienen su trascendencia ya que «posicionan a Valladolid en la vanguardia de la tecnología eléctrica, ante lo que pueda pasar y el rumbo que pueda seguir el sector».

«La actividad es sinónimo de puestos de trabajo –recuerda– y desde UGT siempre hemos hecho bandera de la defensa del empleo estable. En el último convenio pactamos la creación de 2.000 contratos indefinidos y hoy tenemos 2.400». Con todo, admite que «es necesario seguir apostando por la estabilidad laboral porque seguimos teniendo una parte importante de empleos eventuales y eso no es sano, ni para las familias ni tampoco para la producción». «Consideramos irrenunciable seguir peleando por el empleo indefinido», añade.

En el balance de los hitos más relevantes de los últimos cuatro años, la representante ugetista destaca «una importante subida salarial, tanto en la parte fija como en la variable, así como mejoras sociales en cuanto a licencias y ayudas familiares, para guarderías, etc».

Para Laura del Ser, el balance positivo de las relaciones laborales con la empresa puede extenderse a los últimos cuatro acuerdos. «No olvidemos que han coincidido con la crisis económica, diez años durante los cuales en Renault hemos pasado de ser ocho mil a alrededor de trece mil trabajadores en plantilla».

En lo que a retribuciones se refiere, la voz de UGT en la empresa cree que «una vez que hemos visto que hay actividad sostenida, incluso un crecimiento mayor del esperado, la plantilla tiene que ser partícipe de los beneficios y los salarios deben crecer de manera equivalente».

Además, hace hincapié en la voluntad de su sindicato de «apostar por las reivindicaciones del grupo técnico». «Son un grupo cada vez más numeroso y tienen que tener más atención, acorde con su mayor presencia;así que hemos de abordar cuestiones como la desconexión digital o la regulación de los viajes en misión».

Como es habitual, la plantilla de Renault España podrá elegir con su voto si apoya a alguno de los sindicatos que apuestan por la negociación con la dirección de la empresa, que son mayoritarios en el comité; o por aquellos que prefieren la confrontación, cuya representación se encuentra en minoría.

Entre los primeros, los que han firmado los últimos pactos sociales, están la Unión General de Trabajadores (UGT), que en la actualidad cuenta con 29 de los 90 delegados sindicales; Comisiones Obreras (CC OO), que tiene 27 y el Sindicato de de Cuadros y Profesionales (SCP-CCP), que suma otros 16 representantes.

«El próximo convenio colectivo debe recoger mejoras sociales y salariales»
Javier Martín Saz. / EL NORTE

«Para SCP, el balance de los últimos cuatro años es muy positivo». Javier Martín Saz, que se estrena en esta ocasión como delegado general del Sindicato de Cuadros y Profesionales de Renault, «se está cumpliendo todo lo acordado en el III Plan Industrial», en especial en lo que se refiere a creación de empleo, lo que ha posibilitado que «en Valladolid casi se llegue a una plantilla de 8.000 trabajadores». Asimismo, recuerda que «en Palencia va a volver el tercer turno de noche en abril», lo que supondrá la incorporación de unas quinientas personas por circunstancias de la producción del renovado Kadjar. «La inyección es una realidad y la nave ya trabaja por encima de las expectativas iniciales», destaca, mientras que «el nuevo vehículo de Valladolid es ya una realidad».

Según Javier Martín, «SCP seguirá luchando por todas las personas que trabajamos en Renault y desde esa premisa abordaremos la negociación del futuro plan industrial/convenio colectivo, que comenzará cuando se negocie y si se llega a acuerdos a partir de enero del 2021». «Para entonces pretendemos conseguir mejoras sociales para los trabajadores, tanto en materia salarial como beneficios sociales y por supuesto mas contratación indefinida». También «asegurar el futuro de nuestras plantas como la inyección de aluminio, donde ya se está construyendo una ampliación para ser mas capacitaría», así como «la incorporación de nuevos modelos tanto en Valladolid como en Palencia que aseguren futuro y actividad a tres turnos completos en los dos centros de trabajo».

La representación de los trabajadores se completa con los 14 delegado de la Confederación General del Trabajo (CGT) y los cuatro de Trabajadores Unidos (TU).

 

Fotos

Vídeos