La edad media de la mujer adicta al alcohol en Valladolid se sitúa en los 40 años

Presentación del estudio 'Alcohol y Mujeres de Valladolid'./Dos Santos-ICAL
Presentación del estudio 'Alcohol y Mujeres de Valladolid'. / Dos Santos-ICAL

Desde hace 26 años un total de 452 mujeres se han tratado en ATRA, dándose 12 nuevos casos de alcoholismo femenino en 2018

El Norte
EL NORTEValladolid

La Asociación para el Tratamiento y la Rehabilitación del Alcoholismo, ATRA, ha presentado esta mañana el estudio 'Alcoholismo en la población femenina de Valladolid' donde se analiza el problema del alcohol en las mujeres de la provincia desde la fundación de la entidad, concretamente hace 26 años. El estudio recoge que durante estos 26 años han tratado a más de 2.500 personas, de las que el 18% han sido mujeres, 452 en total.

En lo que respecta a la distribución por edades de los 452 casos de pacientes femeninas hasta 2018 la mayoría –el 67%- se encuentran entre los 31 y los 50 años de edad y la edad media de los casos de mujeres es de 40 años de edad.

Durante estos 26 años también hay otros datos preocupantes, como que se han registrado 14 casos de alcoholismo femenino con edades a partir de 16 años. Una edad relacionada directamente con el botellón «que aunque parece que no se escucha tanto en los medios de comunicación, sigue siendo una situación real de la diversión entre los más jóvenes», ha detallado el fundador y director técnico de CETRAS, Blas Bombín.

En este sentido el estudio destaca que un consumo tan temprano de alcohol entre las mujeres desemboca en casos de alcoholismo más severo con edades más comprendidas entre 21 y 30 años. Concretamente en ATRA a lo largo de 26 años se han experimentado 72 casos.

En el proceso de rehabilitación de las 452 pacientes femeninas el estudio determina que el 93%de lo s casos se han tratado con terapia de grupo aunque no es la única terapia utilizada. El 26 por ciento ha necesitado, además, terapia individual; el siete por ciento terapia en pareja y el seis por ciento terapia en familia.

Cada paciente requiere un tratamiento muy concreto, así algunas necesitan intercalar varias terapias a la vez. Las características del alcoholismo femenino son muy diferentes al masculino por eso se produce un incremento en las terapias individuales.

Según ha explicado el fundador y director técnico de CETRAS, Blas Bombín, las mujeres se encuentran más desamparadas y con menos apoyo familiar ante esta circunstancia. «La falta de apoyo familiar desemboca en otros problemas añadidos como la depresión, estrés o ansiedad».

El estudio apunta que en los años de crisis se registraron muchos nuevos casos, superando las 20 altas por año. En concreto, 2006 y 2009 fueron los años con mayores ingresos anuales, en ambos casos con 25.

En 2018 se han dado 12 nuevos casos de mujeres con problemas al alcohol, la mayoría son del tramo de edad de 41 a 50 años.

El consumo de alcohol en las mujeres sigue produciéndose a escondidas, es un alcoholismo más secreto. En términos generales el consumo de alcohol en mujeres suele realizarse en régimen doméstico. «El rechazo social ante mujeres con esta adición sigue siendo una realidad. Además, aún nos encontramos con diferencias en la problemática del alcohol entre la mujer y el hombre. Hay divergencias sociales, culturales, biológicas, clínicas, terapéuticas, etc…» ha explicado el fundador y director técnico de CETRAS, Blas Bombín.