Un encapuchado sigue en Valladolid al encargado de un Froiz camino del banco para robarle 4.400 euros

El supermercado de la calle Rigoberto Cortejoso, cuya recaudación han robado. /J. S.
El supermercado de la calle Rigoberto Cortejoso, cuya recaudación han robado. / J. S.

El ladrón atacó por detrás al trabajador, le golpeó en la cabeza y le abrió una brecha, por la que recibió 13 grapas, en Huerta del Rey

J. Sanz
J. SANZValladolid

«No le vio venir y, de repente, recibió un porrazo en la cabeza» que le abrió una brecha, por la que tuvo que recibir trece grapas, cuando caminaba por la calle Rigoberto Cortejoso con la recaudación del supermercado Froiz, situado al principio de dicha vía de Huerta del Rey, rumbo a una oficina bancaria.

El asaltante abordó por detrás al encargado del establecimiento y logró arrebatarle la bandolera en la que llevaba 4.400 euros en efectivo. Los violentos hechos, que tuvieron lugar a las 10:50 horas de este jueves, recuerdan inevitablemente al atraco a un estanquero del Cuatro de Marzo cometido por un grupo de, al menos, tres asaltantes –pendientes aún de juicio– hace justo un año. Entonces golpearon a la víctima con un martillo en la cabeza y le arrebataron los 90.000 euros que llevaba a una sucursal situada en el Paseo de Zorrilla.

El robo, en esta ocasión, fue cometido por un único asaltante que «tenía que saber a la fuerza quién y a qué hora era el responsable de llevar la recaudación del supermercado al banco», una práctica diaria que, al parecer, realiza el encargado. El caso es que metió en su bandolera un sobre con el dinero, algo más de 4.400 euros, y salió al filo de las once de la mañana del supermercado de la cadena Froiz situado en la esquina de las calles Rigoberto Cortejoso y Rastro, muy cerca del edificio administrativo de la Consejería de Medio Ambiente.

No sabía que un individuo le seguía de cerca a sabiendas, según todo los indicios, de la suculenta cantidad que llevaba encima. El asaltante esperó unos minutos, presumiblemente para alejarse del edificio administrativo, que cuenta con vigilancia, y abordó finalmente por la espalda a la víctima cuando enfilaba el último tramo de Rigoberto Cortejoso (allí no hay negocios ni oficinas), justo antes del cruce con la avenida de Salamanca.

«Le atacó por detrás, le dio un porrazo tremendo en la cabeza –ni la propia víctima supo decir con qué le golpearon– y le arrancó de un tirón la bolsa en la que llevaba el dinero», relataron sus propios compañeros antes de destacar que la víctima, un hombre de 56 años, no dio su brazo a torcer y comenzó una breve persecución a pie del encapuchado –sí pudo ver que llevaba el rostro cubierto– hasta que le perdió la pista en la calle Pío del Río Hortega. Allí se paró a las puertas de un bar (Mayo) mientras sangraba abundantemente por la cabeza. Los clientes y encargados del local le atendieron inicialmente hasta la llegada de las primeras patrullas de las policías Local y Nacional, cuyos agentes no consiguieron localizar al más que expeditivo atracador. El herido acudió después al cercano centro de salud de Huerta del Rey, donde recibió trece grapas para suturar la brecha abierta en la cabeza.

«Está aparentemente bien, aunque está en casa y ojalá se recupere lo antes posible», desearon por la tarde sus compañeras del supermercado.

Los agentes buscan al autor material del atraco, que actuó, en apariencia, en solitario; si bien se desconoce si pudo recibir ayuda para huir en un vehículo, como ocurrió en el asalto casi idéntico al estanquero registrado el 24 de abril del año pasado.