La división en el sector marca la fiesta patronal de los taxistas el día de San Cristóbal

El sacerdote de la iglesia de Santiago bendice </p><p>uno de los coches. / RODRIGO JIMÉNEZ

La tradicional comida de la Agrupación no se celebró y a la bendición en la Plaza Mayor apenas acudieron una veintena de chóferes

Jorge Moreno
JORGE MORENOVALLADOLID

Ni la festividad de San Cristóbal logró este martes reunir al mayor número de taxistas de la capital y provincia en los dos actos tradicionales que el gremio viene realizando desde hace más de veinte años para recordar al patrón de los conductores.

Al primero de ellos, la misa que se celebra en la parroquia de Santiago Apóstol, apenas acudieron una veintena de taxistas al oficio promovido por la Agrupación Radio Taxi.

En el segundo, la bendición de los vehículos que se concentran en la Plaza Mayor, y al que cada año se sumaban medio centenar de los 496 profesionales, sobraron huecos.

Galería de fotos

El presidente de la cooperativa, Roberto Merino, lo justificó «porque cada vez hay más gente joven que no se suma o no esperan para esta ceremonia». Un acto religioso que se celebra con la imagen de una talla de San Cristóbal, que fue adquirida hace 30 años por este colectivo.

Tampoco se realizó la tradicional comida de hermandad ofrecida por la Agrupación a socios y familias, en un restaurante a las afueras de la capital vallisoletana, y se optó por degustar en grupos. La indiferencia por la festividad del patrón se plasmó también en la ausencia de una representación municipal.

Algunos de los taxistas asistentes a la Plaza Mayor reconocían que además no se han sumado los conductores del Área Metropolitana a los actos, pese a que este es el primer año en el que todos los conductores de este servicio público pueden circular, entrar, parar y recoger viajeros en los 24 municipios que conforman este ente territorial.

El presidente de Radio Taxi sí aprovechó la ocasión para recordar al Ayuntamiento de Valladolid que siguen sin supervisarse las ocho licencias que están autorizadas por los consistorios de Arroyo, Laguna, Villanubla y Boecillo.

«Están entrando a trabajar sin saber qué tarifas aplican y sin comprobar si los taxímetros funcionan correctamente. Eran unas revisiones que se dijo que se harían, pero hasta el momento no están hechas», señaló Merino, que añadió que «lo que queremos es que se hagan bien las cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos