Diseñadora de prendas protectoras para animales

María González muestra las prendas que crea en dos mascotas./L. N.
María González muestra las prendas que crea en dos mascotas. / L. N.
María González de la Rosa. PPV
Laura Negro
LAURA NEGROValladolid

Visionaria, optimista y comprometida con todo lo que la vida le pone por delante. Así es María González, una emprendedora que ha puesto en marcha en Valladolid un proyecto pionero, PPV, consistente en el diseño, fabricación y comercialización de prendas para proteger en animales cuadrúpedos, (principalmente caninos, felinos o equinos), zonas específicas del cuerpo que estén afectadas por heridas, puntos de sutura, tratamientos cutáneos, vendajes, vías intravenosas o drenajes.

Siempre se sintió atraída por la veterinaria, pero la vida le llevó por el camino de las artes. Desde hace 14 años se dedica al diseño gráfico, por cuenta ajena y también propia. Estrenó su carrera profesional en Madrid, en una fábrica de material educativo donde maquetaba catálogos y hacía ilustraciones. Ya en Valladolid, trabajó en una imprenta y en una agencia de diseño. En 2011 se dio de alta como autónoma, especializándose en 'packaging' alimentario, un trabajo que le ha reportado grandes alegrías y que actualmente compagina con este nuevo proyecto de emprendimiento y con un empleo en una empresa de cosmética.

Cuando María detecta una buena oportunidad, no la deja escapar. «Siempre he tenido animales y en caso de lesiones o heridas utilizaba el cono de plástico tradicional, pero nunca estaba tranquila porque les notaba incómodos. El cono dificulta a las mascotas el movimiento, limita su visión periférica e incluso les impide comer y beber con normalidad. A veces, he llegado a encontrarme escenas dantescas, porque se arrancaban los puntos y se ensuciaban las heridas, lo que daba lugar a infecciones y a tratamientos más largos», cuenta esta diseñadora.

De esa necesidad salió su idea. Como no encontraba en el mercado un producto efectivo para estas situaciones, ella misma hacía prendas a sus animales a partir de retales. Viendo que estaban más cómodos y que las prendas cumplían su cometido, María se decidió a patentarlas. De eso hace ya más de tres años. «Antes de buscar proveedores necesitaba proteger mi idea. Estuve trabajando varios meses en los diseños y patenté cinco modelos de sistemas de sujeción para pecho y abdomen, patas delanteras y traseras, costado y cuartos traseros», explica esta emprendedora.

PPV

Emprendedora.
María González de Rosa (38). Licenciada en Bellas Artes.
Fecha de inicio de la actividad.
Octubre de 2018
Contacto.
www.animaliko.com Telf: 664150668

Lo siguiente fue buscar fabricantes para sus prendas protectoras veterinarias. No fue fácil. Contactó con empresas de todo el territorio nacional, pero sin resultado. «Son patrones muy especiales y, o bien no querían comprometerse, o no cumplían con el estándar de calidad que yo buscaba.

Después de mucho buscar llegué a la conclusión de que si quería sacar adelante el proyecto tendría que fabricarlas yo misma. Conté con la ayuda de la nadadora y empresaria textil Henar Alonso Pimentel, que me aportó muchos conocimientos sobre el sector textil y la confección, y me dio grandes consejos sobre los materiales más adecuados y la maquinaria que iba a necesitar para lograr que las costuras fuesen planas, resistentes y con un acabado excelente», explica.

María cose con mimo cada una de las prendas. Los elásticos, velcros y demás fornituras los remata Toñi Martín, de Creaciones Pachi, S.L., en Pedrajas de San Esteban, quien confió a ciegas en el proyecto. «Ha sido un proceso largo y complicado, sobre todo, porque lo he compaginado con mi trabajo. He acudido a muchos talleres y formaciones, que me han sido de gran utilidad, pero creo que sería muy bueno un asesoramiento más personalizado, centrado en las particularidades de cada emprendedor», afirma.

Esta diseñadora, ha comprobado la eficacia de sus prendas en numerosos casos clínicos. Para ello, ha contado con la colaboración de veterinarios que han confiado en su proyecto. «El 'feedback' por parte de los profesionales y de los clientes que los probaron fue tan positivo que eso me animó a continuar. Todos me decían que la idea era muy buena y que gracias a mis prendas estaban más tranquilos a la hora de dejar solos a sus animales cuando tenían una lesión. Así que, pese a las dificultades, decidí sacar adelante el proyecto para el que no he recibido ninguna subvención», relata. En octubre lanzó su web www.animaliko.com, desde donde da a conocer sus productos dirigidos a particulares y a profesionales.

Estas prendas protectoras veterinarias PPV tienen unas características que, según su creadora, «las hace únicas en el mercado». Su tejido técnico elástico de última generación, que es lavable, ofrece protección ultravioleta y contiene iones de plata con propiedades antibacterianas. «Se ajustan perfectamente a la anatomía de la mascota, dando libertad de movimiento e impidiendo el acceso a las zonas protegidas con el hocico, las patas y otros elementos externos.

También proporciona tranquilidad a los dueños al poder dejarlos sin vigilancia», explica. Su web incluye una tabla de tallas de referencia, con fotografías de distintas razas de perros y gatos, para que a los clientes les resulte más fácil acertar con el tallaje. «También puedo modificar el patronaje en función de las necesidades y tamaño de la mascota. Hago envíos a toda España. El boca a boca está funcionando muy bien. El precio oscila entre los 25 y los 60 euros, en función del tamaño de la prenda. Trabajo con stock de forma que los envíos se realizan en 24/48 horas», concluye.