La Diputación reserva 1,5 millones del superávit para agilizar Meseta Sport

Parte de la pista de esquí seco del complejo de ocio y aventuras Meseta Sport./Fran Jiménez
Parte de la pista de esquí seco del complejo de ocio y aventuras Meseta Sport. / Fran Jiménez

El auto judicial que daba vía libre al proyecto de ocio no ha recibido ningún recurso, por lo que la institución tramita ya la licencia para su ejecución

Lorena Sancho Yuste
LORENA SANCHO YUSTE

La Diputación de Valladolid destinará 1,5 millones de euros procedentes del superávit del año 2017 a la licitación, adjudicación y ejecución de las obras del complejo de ocio y aventuras Meseta Sport, que hace mes y medio recibió el visto bueno judicial tras un auto que avalaba el cumplimiento de la sentencia que obligaba a desmontar parte del proyecto anterior, Meseta Ski, y a reforestar los terrenos que ocupaba y que se vieron afectados por un incendio.

Tras la liquidación del Presupuesto del año 2017, la Diputación dispone de un superávit de 11.473.249 euros, uno de los más altos de los últimos años, que destinará a tres objetivos distintos: por un lado a la amortización de deuda anticipada, por otro a pagar facturas contraídas a finales de 2017 y pendientes de liquidar, y finalmente a inversiones financieramente sostenibles. En este último apartado se enmarca el proyecto Meseta Sport, que probablemente acaparará de forma íntegra los 1,5 millones de euros que la institución provincial destinará a inversión (pendiente de la aprobación del decreto ley que hace unos días anunció el ministro de Economía, Cristóbal Montoro).

El complejo de ocio y deportivo, que ofrecerá una pequeña pista de esquí artificial y la posibilidad de desempeñar una amplia oferta deportiva y de aventuras, se encuentra actualmente pendiente de que la Diputación solicite la correspondiente licencia de obras al Ayuntamiento de Tordesillas, municipio del que depende administrativamente Villavieja del Cerro, término donde se asentará este proyecto. Un trámite que en breve se cursará desde la Sociedad Provincial de Desarrollo (Sodeva), cuyos técnicos, según precisaron ayer, se han puesto ya en contacto con los del ayuntamiento de Tordesillas para comenzar con la tramitación, una vez que el auto judicial que daba por cumplida la sentencia sobre Meseta Ski no ha recibido ningún recurso.

Con la inyección de 1,5 millones de euros del grueso reservado a inversiones financieramente sostenibles para Meseta Sport, la Diputación pretende así impulsar y agilizar el proyecto todo lo posible, de tal forma que pueda estar listo de cara al final del presente mandato y pueda así ser inaugurado un proyecto que se inició en la etapa de Ramiro Ruiz Medrano como presidente de la institución provincial. Aunque el área de Hacienda y Personal podría destinar una mayor partida a inversiones financieramente sostenibles, el diputado del área, Agapito Hernández, señaló que desde intervención se ha optado por «la prudencia», pues este tipo de inversiones sí computan como gasto y que, por tanto, se evita así entrar en déficit.

Junto con la partida de inversiones, el superávit reservará además casi siete millones de euros para que la Diputación pueda amortizar deuda anticipada y reducir así los 19,3 millones de euros con los que cerró el ejercicio de 2017. Además, otra parte del superávit, aun por determinar, se destinará a cumplir con las obligaciones pendientes de pago, que son facturas que la Diputación recibió a finales de diciembre y que aun no se han liquidado.

Más ingresos del Estado

El superávit refleja así un incremento de los ingresos frente a los gastos, sin computar los financieros (préstamos e intereses). Los motivos, según matiza el diputado de Hacienda, Agapito Hernández, habría que buscarlos en una liquidación positiva en la participación de ingresos del Estado y en una reducción de los gastos, mediante partidas de inversión que estaban presupuestadas y que finalmente no llegaron a ejecutarse. Es, por ejemplo, el caso de los dos millones reservados y aprobados para transformar el castillo de Fuensaldaña en un centro de interrpretación de las fortalezas del país, cuyas obras empezaron en el último trimestre del año y que, por tanto, se ha saldado con un gasto muy inferior al presupuestado.

Con este resultado, la Diputación confía en cerrar el año con una deuda muy inferior a la que tenía el 31 de diciembre de 2017. De tal forma que prevé una deuda viva 12,9 millones de euros, frente a los 19,3 que tenía en diciembre.

En cuanto al remanente de tesorería, que serían los gastos no ejecutados y acumulados año tras año, la liquidación del año 2017 ha cerrado con 12.569.395 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos