La Diócesis permite la apertura del patio de los cipreses para atraer visitantes a la Catedral