La detención de dos jóvenes esclarece ocho robos en explotaciones agrícolas de la provincia de Valladolid

Los agentes de la Guardia Civil en una de las explotaciones agrícolas./El Norte
Los agentes de la Guardia Civil en una de las explotaciones agrícolas. / El Norte

Íscar, Bahabón, La Cistérniga, Nava del Rey, Pozaldez y Cogeces de Íscar son los municipios donde habrían actuado

F. M.Valladolid

La Guardia Civil de Valladolid, en el marco de la 'operación Borne', ha detenido a C.B.R, 25 años; y B.A.S.D, 21 años, como supuestos autores de ocho delitos de robo con fuerza en explotaciones agrícolas y ganaderas de Íscar, Bahabon, La Cistérniga, Nava del Rey, Pozaldez, y Cogeces de Íscar. Se dedicaban al robo de baterías, tanto de motores de riego como de tractores. Uno de los detenidos acumula hasta 22 detenciones por delitos contra el patrimonio.

El Equipo Roca Valladolid tuvo conocimiento de la comisión de robos y hurtos en explotaciones agrícolas y ganaderas, ocurridos durante los meses de abril y mayo de 2019 en la provincia de Valladolid, sustrayendo los autores principalmente las baterías de los motores de riego, baterías de tractores, cableado de cobre, tubos y aspersores de riego. En algunos casos los autores sustrajeron los propios motores de riego y el gasoil de estos.

Así se puso en marcha la investigación. Por un lado, se realizaron numerosas gestiones en los lugares de comisión y entrevistas con agricultores de la zona, al objeto de recabar datos sobre personas sospechosas que se pudieran haber observado y posibles vehículos utilizados en la comisión de los hechos, manteniendo una continua comunicación con el sector.

De igual manera se estableció un control del destino de los efectos sustraídos, examinando la venta de estos productos en los canales que existen (establecimientos autorizados), realizando en este sentido numerosas inspecciones.

Fruto de las gestiones practicadas, se consiguió ubicar en la zona de los robos a dos vehículos, con los que los autores se desplazaban para cometer los diferentes delitos y transportar el material sustraído, así como identificar a dos personas, vecinos de la localidad de Íscar.

Los autoressustraían materiales de todo tipo, preferentemente baterías y material de riego (aspersores y llaves de riego), los cuales eran vendidos en diferentes centros autorizados, obteniendo así un rápido y limpio beneficio económico. Además, para evitar ser localizados por las fuerzas de seguridad, dividían las ventas en pequeñas cantidades y días para dificultar la labor policial.

Material vendido

La Guardia Civil ha constatado que la cantidad de metales vendidos por estas dos personas durante la investigación rondaría los 1.213 kilos de baterías y 186 kilos de aluminio, habiendo obtenido un beneficio económico de más de 2.000 euros.

La sustracción de las baterías en los motores de riego no solo supone la pérdida del valor económico de la propia batería, sino que puede llegar a ocasionar graves daños en el mecanismo del motor, ya que sin la corriente que suministra la batería, pueden dejar de funcionar varios sistemas de seguridad, teniendo en cuenta que el valor de un motor de riego, estaría entre los 4.000 euros y 10.000 euros.

A la vista de los datos obtenidos, se procedió a la detención de lso dos jóvenes instruyendo las correspondientes diligencias remitidas al Juzgado de Guardia de Valladolid. La Guardia Civil continúa las gestiones tendentes a la implicación de los detenidos en otros robos con fuerza cometidos en explotaciones agrícolas y ganaderas de esta provincia y limítrofes.