El desplome de las importaciones anticipa un freno en el crecimiento económico

Contenedores en un centro logístico./EL NORTE
Contenedores en un centro logístico. / EL NORTE

La compra de bienes en el exterior encadena cinco meses de caídas a doble dígito en Valladolid, mientras las exportaciones tampoco levantan cabeza

Ángel Blanco Escalona
ÁNGEL BLANCO ESCALONA

El sector exterior sigue siendo incapaz repetir los números de antaño y afectado por los problemas del principal sector exportador, el automóvil, y por las dificultades que sufren los principales destinos, los países europeos, arrastran al cierre de la primera mitad del año un retroceso del 6,3% en Valladolid. Las empresas de la provincia vendieron hasta junio bienes y servicios por valor de 3.339 millones de euros, más de cuatrocientos menos que en el mismo periodo de año anterior. Pero si las exportaciones no pasan por su mejor momento, el balance es peor en el caso de las importaciones, que han encadenado cinco meses con bajadas de doble dígito. En febrero y marzo retrocedieron más del 11% y en abril y junio, más del 20%. En el acumulado de los seis primeros meses presentan una caída del 14,1%.

​Este último indicador suele utilizarse para calibrar el estado de salud de la economía, máxime teniendo en cuenta que dos terceras partes del crecimiento del PIB procede del consumo de hogares y empresas. Un crecimiento de las importaciones es señal de mayor demanda de bienes con la consiguiente activación de la actividad económica. Un descenso de las compras en el exterior implica lo contrario y es el preámbulo de una desaceleración del PIB en los próximos trimestres.

En el primer trimestre del año, los sectores de la construcción y los servicios impulsaron la economía regional hasta un crecimiento del PIB del 2,6%, pero todas las previsiones apuntan a una moderación del ritmo de incremento hasta el entorno del 2,2% para el conjunto de 2019. Las tensiones comerciales de Estados Unidos con el resto del mundo y el gripado de Alemania, la locomotora europea, podrían empeorar la situación.

Las exportaciones cayeron en junio el 2,7% en Valladolid, el 12,5% en Castilla y León y registraron un leve alza del 0,9% en el conjunto de España. Las importaciones, mientras, registraron retrocesos del 20,3%, 15,7% y 2,6%, respectivamente, según los datos de la Dirección General de Estadística de la Junta y del Ministerio de Industria. El dato del sexto mes del año hoy conocido no es, afortunadamente, el peor de 2019, lo que permite que los agregados anuales moderen su resultado. Valladolid exportó hasta junio por valor de 3.339 millones de euros, el 6,3% menos, Castilla y León facturó 7.927 millones, el 9,8% menos y el conjunto de España registró un avance del 1,7%.

La balanza comercial vallisoletana presenta un déficit de 442,7 millones de euros, ya que las exportaciones en el primer semestre ascienden a 3.782 millones. En el caso de la comunidad autónoma, donde las exportaciones caen el 9,8% en el semestre y las importaciones lo hacen el 11,4%, el saldo exterior arroja un superávit de 1.569 millones.

Sectores y destinos

En el mes de junio, el sector de la automoción de Valladolid envió al exterior vehículos y componentes por valor de 329,1 millones (el 3,2% menos que un año antes), de manera que fue respondable de nada menos que el 71,3% del total de exportaciones. El segundo sector exportador, el de los bienes de equipo, vendió 54,7 millones, el 11,9% del total y en este caso sí registró un avance, del 2,6%. En el conjunto del año ha exportado 289,4 millones, el 8,4% más, frente a una caída del 9,6% en el sector del automóvil.

Valladolid tiene una participación del 42,1% en el total de exportaciones regionales y un 59,5% en las importaciones.

Francia, Bélgica, Marruecos y Portugal son los principales compradores de los productos de Castilla y León en lo que va de año y Francia, Alemania, Italia y Portugal los principales vendedores. A Francia se destinaron el 24,6% del total de las mercancías exportadas (1.952 millones de euros) y de allí procedieron el 30,1% de los productos importados (1.911 millones). El comercio con el país vecino replica las pautas referidas y arrastra una caída del 6,2% en las exportaciones y del 12,8% en el caso de las importaciones.