Desarticulada una célula albanesa que desvalijó nueve casas en cinco días en Valladolid

Uno de los detenidos en la localidad granadina de Atarfe./El Norte
Uno de los detenidos en la localidad granadina de Atarfe. / El Norte

El grupo, con base en Granada, accedió a pisos de Parquesol y viviendas de cuatro pueblos del alfoz para robar joyas y dinero

J. Sanz
J. SANZValladolid

Nada menos que nueve robos en cinco días cometió un grupo itinerante de origen albanés que recaló en Valladolid entre el 17 y el 21 de febrero para desvalijar un par de pisos de la capital, situados en Parquesol, y siete casas más en distintas urbanizaciones de los pueblos del entorno (Arroyo, Simancas, Zaratán y Herrera de Duero). Los tres sospechosos de integrar esta célula fueron identificados y detenidos por los efectivos de la Guardia Civil en la localidad granadina de Atarfe, donde tenían su base, solo quince días después del último asalto cometido en la provincia. Los investigadores les atribuyen la comisión de nueve robos más en la comunidad andaluza (Granada, Córdoba y Jaén) y creen que pudieron operar también en Santander, Lérida y Málaga. En todos los escenarios se llevaron joyas y dinero después de acceder a las casas y pisos (de baja altura) por los ventanas aprovechando la ausencia de los inquilinos.

Lo singular de esta operación, bautizada como Dalmacia, es que los tres sospechosos eran de origen albanés y habían recalado en España a comienzos de año con el único fin, a juicio de los agentes, de «cometer un sinfín de robos en viviendas y luego desaparecer sin dejar rastro a los tres meses, cuando caducaba su permiso de estancia legal en el país», según explicaron ayer el teniente coronel Javier Peña y la delegada del Gobierno, Virginia Barcones. Así que el operativo de los agentes vallisoletanos permitió, al menos, cortar su huida y evitar más robos en la geografía nacional. Y todo gracias en buena medida a la colaboración ciudadana y, en particular, al buen ojo de un vecino de Simancas (allí desvalijaron dos casas) que alertó de la presencia de un coche sospechoso en un pinar de la localidad. Su matrícula condujo a los agentes a la identificación de uno de los sospechosos, un ciudadano albanés que lo alquiló en Málaga.

Y un delincuente habitual

Los tres detenidos, con edades comprendidas entre los 35 y los 45 años, están ahora en prisión a la espera de que los guardias crucen datos con otras policías europeas para confirmar, de entrada, sus identidades (suelen utilizar documentos falsos);así como sus antecedentes y si eran buscados en otros países por oleadas de robos similares. Esto último es lo que creen los investigadores después de haber confirmado que uno de ellos tenía una prohibición expresa de acceder al 'espacio Schengen' (que abarca media Europa) dictada por las autoridades italianas.

El caso es que los tres recalaron en enero en España, presumiblemente «vía Suiza», y aquí comenzaron a desvalijar viviendas por todo el país con la colaboración de un delincuente habitual granadino, que también está detenido, quien se encargó de contratar la vivienda de alquiler de Atarfe, un municipio situado al norte de Granada, en la que fueron detenidos el 8 de marzo los tres ciudadanos albaneses cuando regresaban de cometer otro robo, el decimoctavo, en Jaén. En la casa recuperaron una pequeña parte del botín (joyas) y 2.800 euros en efectivos. En un paraje cercano encontraron las herramientas, muy básicas (guantes, linternas y destornilladores), que utilizaban en los golpes.

Dos asaltos cada tarde

Esta célula recaló en la provincia el 17 de febrero y a partir de esa misma tarde cometieron hasta dos robos diarios en la capital –el día 19 desvalijaron un piso de la calle Siervas de Jesús (Parquesol) y se cree que otro más en el barrio–, Arroyo, Simancas y Zaratán, además de uno solo en Herrera de Duero. A las viviendas accedían habitualmente trepando por las fachadas para forzar alguna ventana o colarse por ellos. En algunos casos también abrieron las puertas por el método del resbalón (introduciendo una tarjeta para abrirlas). El grueso del botín desapareció y ahora se busca si lo sacaron del país o lo vendieron aquí durante los «viajes frecuentes» que uno de ellos realizaba a Barcelona. La operación continúa abierta.