El desfile de peñas marca el inicio de las fiestas de Villalón de Campos

Celebración festiva en Villalón de Campos/M.G.M
Celebración festiva en Villalón de Campos / M.G.M

La peña Whichys fue este año la encargada de colocar el estandarte en el Rollo y de encender la hoguera de San Juan

Miguel García Marbán
MIGUEL GARCÍA MARBÁN

Los vecinos de Villalón de Campos viven desde este domingo sus populares fiestas patronales de San Juan y San Pedro. A media tarde tenía lugar la quedada de las peñas y cuadrillas en la plaza de San Juan, donde se entregaron las escarapelas a todas las peñas participantes. Más tarde se inició el desfile, que, desde la plaza de San Juan y al ritmo de la charanga Cucu Band, discurrió hasta la Plaza Mayor, donde la peña Whichys tuvo el honor de colocar en el histórico rollo jurisdiccional el estandarte de la asociación de peñas y cuadrillas, a la vez que se llevó a cabo la foto de todos los participantes. A continuación se inició el recorrido de peñas, con el concurso de pinchos y limonada.

La primera jornada festiva llegaba a su fin con la orquesta Malassia y la hoguera de San Juan, cuyo encendido llevó también a cabo la peña Whichys, dando paso a la tradicional degustación de sopas de ajo en la plaza del Rollo. El programa de este lunes contempla hinchables para los niños, que el martes también serán los protagonistas con la celebración de su día. Por la mañana habrá desfile de cabezudos con el acompañamiento de dulzaineros, además de un encierro infantil. Por la tarde, el polideportivo municipal acogerá un parque infantil, que tendrá su mejor final en la degustación de una sabrosa merienda. Las fiestas se prolongarán hasta el domingo.

Recuerdos del pasado

Los veteranos vecinos Goyo Maroto y Rufino García recordaron las fiestas villalonesas de San Juan y San Pedro del pasado, cuando se celebraba un gran feria comarcal para comprar en la plaza del Rollo y los soportales de la calle Mayor los aperos para el verano, pero también para vender ganado, asnos y mulas en la plaza de San Juan y ovejas en la calle de Santo Domingo, o de contratar la mano de obra para la cosecha. Los dos vecinos trajeron al presente los bailes por la noche en la Plaza Mayor o al mediodía con la banda municipal, bajo la dirección de Julián García. Unas fiestas en las que se celebraban corridas de toros los días de San Juan y San Pedro, en una plaza de toros instalada en las ruinas del convento de la Victoria, en la carretera de Albires.