Delicias incentiva el comercio local con la celebración de su paellada popular

Paellada en el barrio vallisoletano de las Delicias./Henar Sastre
Paellada en el barrio vallisoletano de las Delicias. / Henar Sastre

Los vecinos reclaman más financiación municipal para sufragar los gastos de las fiestas de El Carmen, que concluirán el martes

IRIS SÁNCHEZ

Los vecinos de Delicias celebraron este sábado su tradicional paellada por octavo año consecutivo. La comida tuvo lugar en la plaza Millán Santos y, como en todas las ediciones pasadas, el bar Porche se encargó de cocinarla. La consumición de un plato de paella y una bebida tan solo costaba dos euros y se trataba de un precio simbólico para poder cubrir los servicios como el gas. El resto de productos fueron fruto de las subvenciones de las tiendas del barrio, así como de la subvención municipal de dos mil euros que, según considera Carmen Alonso, presidenta de la Asociación Familiar Delicias, «no llega a ser suficiente para poder costear todas las actividades».

La paellada, a la que asistieron decenas de vecinos del barrio, se enmarcaba dentro del programa de las fiestas de la Virgen de El Carmen, que durarán hasta el martes, día 16, cuando se celebrará la procesión en honor a la patrona a partir de las 21:00 horas en un recorrido de ida y vuelta por las calles del barrio desde la plaza de El Carmen.

Carmen Alonso también destacó «lo importante que es dar visibilidad a la diversidad étnica que existe en el barrio de Delicias». Tanto es así que muchos de los festejos de su programa se centran en este aspecto. Ejemplo de ello fue la degustación de productos árabes y venezolanos, así como el espectáculo de 'Danzas del mundo', celebrado en el parque de La Paz. Otro de los puntos claves que se persigue con las fiestas del barrio es «potenciar el consumo del pequeño comercio».

Un pregón sin pregonero

La celebración debía comenzar de la mano de Ángel Cuéllar Salamanca, pues era el responsable de dar el pregón debido a su compromiso con el barrio. Y como no pudo asistir «por motivos personales» lo dejó escrito para que lo leyesen en su lugar. El encargado de ello fue Víctor Marcos, secretario de la Asociación Familiar Delicias.

.