El decano de Derecho resalta la calidad de esta especialidad en la Universidad de Valladolid

Graduación de la Promoción 2015-2019. /J. M.
Graduación de la Promoción 2015-2019. / J. M.

Un centenar de alumnos reciben el diploma durante el acto de graduación de la Promoción 2015-2019

Jorge Moreno
JORGE MORENO

El decano de la Facultad de Derecho, Juan Mari Bilbao, resaltó este viernes la calidad de la enseñanza que se imparte en este centro de la Universidad de Valladolid, una defensa de la formación pública que hizo delante de decenas de padres y madres de alumnos que recibieron el diploma de graduación de la promoción 2015-2019.

La ceremonia tuvo lugar en Paraninfo del Palacio de Congresos Conde Ansúrez, y concluyó con la imposición de las bandas y el canto del himno de la Universidad.

«Muchos son los profesionales y operadores jurídicos, abogados, jueces, fiscales, o procuradores, que salen de nuestras aulas, y hacen un buen papel en la sociedad. Y los hemos formado aquí. No somos los mejores, pero somos una buena Facultad de Derecho, no un chiringuito como los que por ahí proliferan. Tampoco somos una academia, que se limita a impartir clases, ya que contamos con un centro de investigación con un rendimiento muy notable», añadió Bilbao, tras destacar las evaluciones a las que son sometidas los profesores de la UVA para supervisar sus condiciones como docentes.

El decano de Derecho recordó a las familias presentes en el acto que los profesores buscan también dar respuestas a los estudiantes, «en un entorno cambiante, para que adquieran un estilo propio de pensamiento, como es el de los juristas».

Juan Mari Bilbao insistió que en los últimos cuatro años en los que han cursado los alumnos este grado se ha tratado de inculcar los valores propios del 'Buen derecho', como son la libertad, la igualdad, la tolerancia, el respeto a la legalidad o la seguridad jurídica.

El decano, que reconoció que «quizás no todo puede haber estado a la altura de vuestras expectativas» en alguno de los cursos, dijo que a los profesores que se quedan les embarga «una cierta melancolia, pero siguen creyendo en la profesión jurídica, y en la educación como herramienta emancipadora que hace posible la movilidad social».

En el acto de entrega de los diplomas intervino también el decano del Colegio de Abogados, Javier Garicano, en sustitución del presidente de la Audiencia de Valladolid, Feliciano Trebolle, ausente por el fallecimiento de su padre.

Garicano señaló a los futuros graduados que aunque «a veces se aprende más de los fracasos, nunca debéis cesar en el empeño y dejaros guiar por la ilusión y la honestidad».

El acto concluyó pasadas las ocho de la tarde con las tradicionales fotos de los integrantes de la promoción 2015-2019, muchos de los cuales deberán ahora resolver por dónde enfocan sus destinos profesionales.